césar cubero
28 de abril de 2016 / 04:56 p.m.

Monterrey.- Tras el homicidio del día de ayer del reo Mario Alberto Vázquez Zarazúa, al interior del penal del Topo Chico, la asociación Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (Cadhac), lanzó un llamado al Gobierno del Estado a tomar de verdad el control de los penales en el estado y a realizar una investigación exhaustiva sobre este asesinato.

En voz de Ana Claudia Martínez, directora ejecutiva de Cadhac, la versión del Gobierno de Nuevo León, encabezado por Jaime Rodríguez Calderón, lanzada a través de videos en donde se mostraba un penal del Topo Chico controlado por la autoridad, queda en entredicho tras los hechos violentos del día de ayer.

“Nos parece urgente que el Gobierno del Estado actúe al respecto, sobre todo porque a partir del motín que hubo en febrero de este año, se supone que se incrementaron las medidas de seguridad, incluso salieron algunos videos en donde el Gobierno decía ‘mira, estamos tomando el control de los penales para evitar que vuelva a suceder una situación de estas’.

“Pero, no existe un control al interior de los penales y el Gobierno de Nuevo León todavía no puede garantizar ni la integridad ni la vida de las personas que están ahí adentro”, lamentó.

Por ello es que Cadhac considera urgente que se lleve a cabo una investigación y se manifieste la verdad sobre los resultados de la misma.

“Lo que pedimos al Gobierno del Estado de Nuevo León es que hagan una investigación pronta, exhaustiva y efectiva en donde se aclaren los hechos y se comunique la verdad a los familiares de Mario Alberto Vázquez Zarazúa (sobre) que fue lo que pasó.

“Y también solicitamos a la Comisión Estatal de Derechos Humanos que intervenga en la investigación, que vaya de observador, que verifique con las facultades que tiene que la investigación se haga de la forma adecuada”, pidió Ana Claudia Martínez.

Poco más de dos meses han pasado del motín que dejó 49 muertos en el penal del Topo Chico para que de nueva cuenta se cometa un asesinato en ese lugar, y según Martínez, deja en claro que no hay un verdadero control en el interior del reclusorio.

“Es gravísimo, porque no puede ser posible que acaba de suceder en febrero el motín y se supone que se están poniendo más medidas, se supone que el Gobierno está teniendo más cuidado con la seguridad al interior de los penales, pero que haya sucedido esto nos dice que no se ha podido tener un control al interior”, manifestó la directora ejecutiva de Cadhac.