ERIK SOLHEIM ROCHA
10 de octubre de 2017 / 05:17 p.m.

MONTERREY.- Para los diputados locales, el nuevo disturbio ocurrido en el penal de Cadereyta es una muestra de que el Gobierno del Estado sigue sin controlar los centros penitenciarios.

Los coordinadores de las mayorías coincidieron en que cada vez que el mandatario acude al Congreso ocurren disturbios en los penales.

"Es coincidente, cada vez que el Gobernador rinde un informe o intenta rendir un informe, siempre sucede un motín", señaló el legislador panista Arturo Salinas.

"Siempre durante los informes al día siguiente hay tragedias en los penales. No hemos visto una transformación en el tema de la seguridad y es lamentable que los penales tanto Cadereyta, Apodaca y Topo Chico estén tan vulnerables que en cualquier momento puede detonar o incitar violencia", señaló Marco González, coordinador de los diputados del PRI en el Congreso.

"El Estado ha transformado los Ceresos en crematorios porque se le está saliendo de las manos", dijo.

"Ya pareciera una especie de tradición que cada vez que da el informe hay un grave y lamentable suceso en las cárceles", señaló por su parte Samuel García de Movimiento Ciudadano.



dat