30 de septiembre de 2014 / 12:34 a.m.

Como sucedía en otras épocas, ya es prácticamente imposible atender el mismo día a personas que sufren algún malestar o enfermedad porque la agenda de los médicos está saturada de lunes a viernes.

Para sacar una cita previa el jueves 25 de septiembre, un paciente de alta presión recibió la notificación de que será atendido el viernes 31 de octubre.

Y después de la consulta se tiene que hacer en la farmacia una larga fila que enferma, un problema crónico para la gente que pierden hasta una hora para llegar a la ventanilla y enterarse muchas veces que no hay en existencia el medicamento recetado…que los obliga a regresar otro día.

FOTO: Especial

TOMÁS LÓPEZ