16 de enero de 2014 / 08:39 p.m.

Monterrey.- Con menos de cinco meses de diferencia, dos de las avenidas más importantes de la zona metropolitana de Monterrey, Vasconcelos y Constitución, se han visto colapsadas por ciertos derrumbes de grúas que hacían maniobras en edificios en construcción.

El mas reciente de los casos ocurrió sobre una torre de departamentos ubicada en Constitución y Cerro de Picachos en la colonia Obispado. Aquí, la estructura metálica de una grúa se dobló como si fuera un popote y dejo caer una viga de concreto de casi 30 toneladas que rebanó un anuncio panorámico y causó varios daños en el pavimento.

El brazo de la grúa quedó doblado en un ángulo de 90 grados en la esquina sur oriente del edificio junto a una pieza de cemento que intentaba alzar. Durante el desplome, como si se tratara de un gigantesco machete, grúa y viga cortaron de tajo la pantalla de una torre unipolar.

El hecho que el percance ocurriera a las cinco de la mañana evitó una tragedia, aunque el tráfico de la avenida Constitución se vio afectado en su lateral y en la mitad de sus cuerpos de rodamiento de los carriles regulares.

El 21 de agosto del 2013, 148 días antes, una grúa estacionada en la cúspide de la Torre Tanarah, se desplomó y quedó colgada cerca de la avenida Vasconcelos en la colonia Santa Engracia, frente al Club Campestre en San Pedro Garza García.

Durante 48 horas fue cerrado el paso vehicular y causó un severo estrangulamiento en el corazón financiero de México. El incidente puso al descubierto una serie de irregularidades en cuanto a permisos de construcción.

Las grúas telescópicas fijas son muy utilizadas para acelerar los procesos de construcción de obras monumentales, entre edificios y complejos deportivos. Sus enormes dimensiones son proporcionales a la afectación que pueden causar en caso de un percance. 

Crónica de Joel Sampayo Climaco