EDUARDO MENDIETA 
8 de mayo de 2017 / 03:54 p.m.

SAN NICOLÁS.- Tras enterarse en redes sociales de los comentarios de ira y ofensas contra su persona por el caso del bebé que sufrió 25 mordidas en la guardería Mayito, Hedi Becerril, responsable de la estancia infantil, admitió la negligencia en que incurrió el personal a su cargo.

La encargada de la guardería vinculada a un programa de la Secretaría de Desarrollo Social en Nuevo León, que fue suspendida temporalmente por esta dependencia federal mientras la Procuraduría de Justicia investiga, escribió vía Facebook.

"Dado este penoso y doloroso hecho, yo estaré presentando mis pruebas y el caso de negligencia en el que incurrió mi personal, lamentablemente. Cabe mencionar que estoy muy angustiada por todos estos sucesos tanto del bebé que fue agredido y el niño agresor y su familia, me queda una lección muy grande también.

"Pongo en manos de Dios mi situación y espero que la fe y la fuerza interna que siempre me ha caracterizado me ayude a afrontar esta situación", señaló en su cuenta de Facebook.

El lunes pasado, debido a que su hijo presentaba al menos 25 mordidas, aparentemente hechas por otros niños, un padre de familia acusó de negligencia a la Guardería Mayito, ubicada en la colonia Constituyentes de Querétaro, en San Nicolás de los Garza.

El menor fue entregado con crema en diferentes partes del cuerpo, que tapaban las heridas.

Sin embargo, Becerril Marina, preocupada, dio a conocer su versión en las redes sociales.

"Buenos días, mamis y papis del grupo con quienes he tenido alguna relación profesional, ya sea actual o pasada; siento el deber moral de dar una explicación debido a los acontecimientos que se han publicado en noticias y redes sociales últimamente y están llenando de desprestigio mi trabajo de 10 años en el cuidado infantil, cargados de ira en mi contra y palabras ofensivas.

"El día viernes 5 de mayo del año en curso la maestra a cargo del grupo, en estado realmente alarmado, me informa que un niño fue agredido por otro en el momento que ella salió del salón por un lapso menor a cinco minutos, sin reportar previamente a la encargada del área", narró.

Al ver al niño en tal situación tan dolorosa, agregó, lo tomó en sus brazos y trató desesperadamente de ayudar a calmar su dolor y limpiar las mordidas con los protocolos que en su caso son recomendados.

"Activé la alarma con mis superiores, por ser heridas que no ponen en riesgo la vida y di aviso al padre del bebé para informarle que me trasladaría yo personalmente al hospital más cercano para el dictamen médico, a lo cual él me dijo -Espéreme, no por favor, pues soy papá dejado y mi ex esposa me va pelear la custodia si se entera... Ahorita estoy ahí con usted-", contó la responsable de la guardería.

Becerril Marina relató que el padre se presentó inmediatamente junto con la abuela, y que la mamá del joven, extremadamente agresiva, no escuchó razones ni quiso aceptar la atención médica.

"Sólo se enfocó en amenazarme de todo lo malo que me iba a pasar a mi persona y a la miss que estaba conmigo; yo le dije que la cuestión legal se tendrá que aclarar, por lo que era necesario ir al médico ya que la estancia cuenta con toda la cobertura de pólizas y aseguranza médica.

"Pero ella dijo que su preocupación mayor era su ex nuera y la pelea que tiene con ella, por lo que prefería ponerme en la cárcel a mí antes que su ex nuera se enterara, por lo que me arrebató al niño de los brazos y se fue maldiciendo", recordó en su cuenta de Facebook.