SYNDY GARCÍA Y ESTHER HERRERA
19 de febrero de 2016 / 06:10 p.m.

Monterrey.- La construcción de la Línea 3 del Metro se ha realizado en medio de irregularidades.

Un reporte de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó que en los recursos públicos entregados al Gobierno de Nuevo León se encontraron anomalías por un monto de casi mil millones de pesos.

El ente fiscalizador confirmó que la Secretaría de Obras Públicas, al momento de licitar la Línea 3 del Metro, no contaba con la ingeniería ni con un proyecto ejecutivo.

Se reportó que la administración anterior generó un costo extra de 20% por no tener un plan adecuado de la Línea 3 del Sistema de Transporte Colectivo Metrorrey.

"Antes del inicio de los trabajos (de la Línea 3) proporcionó los anteproyectos, proyectos arquitectónicos y de ingenierías se referían a la ingeniería de la Línea 2B".

De obra pagada y no ejecutada se encontraron irregularidades por 2 millones 780 mil pesos.

Por cinco pagos indebidos, la Auditoría Superior de la Federación, registró un monto de 36 millones 131 mil pesos.

"La Secretaría de Obras Públicas del Gobierno del Estado de Nuevo León autorizó pagos indebidos por un monto de 658.9 miles de pesos en el concepto núm. B.5.1.34,'Acero de refuerzo en trabes para una vía...', (...) debido a diferencias entre los volúmenes de obra pagados y los indicados en el proyecto", se refirió.

Pese a que hubo sobrecostos en la obra, el ente fiscalizador halló normas oficiales de calidad no vigentes.

Se constató además que el Gobierno del Estado tuvo responsabilidad en el retraso de la construcción de la Línea 3 del Metro.

"La Secretaría de Finanzas y Tesorería General del Estado de Nuevo León puso a disposición de las contratistas los anticipos el 28 de octubre de 2013, el 20 de enero de 2014 y el 30 de julio de 2014, cuando el inicio de los trabajos estaba programado para el 7 de octubre y 21 de noviembre de 2013 y 21 de mayo de 2014, en ese orden, es decir, otorgó los anticipos 22, 61 y 71 días después del inicio de los trabajos, lo que ocasionó que las obras se difirieran y presentaran atrasos considerables en su ejecución", se expuso.

Se pagó también concreto hidráulico cuando ya había acero, se realizaron autorizaciones de desperdicio en seis precios extraordinarios y hubo material que no se utilizó.

Por las irregularidades detectadas, la Auditoría Superior de la Federación abrió dos promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria.

Aunque se detectaron anomalías en casi mil millones de pesos, la ASF indicó que se determinaron recuperaciones probables por 39 mil 282 millones de pesos.