9 de julio de 2014 / 02:36 p.m.

Monterrey.-  A dos años de haber sido detenido por el robo 312 mil 615 juegos de placas del Instituto de Control Vehicular, Homero González López, es procesado por peculado por orden de las autoridades federales y el principal responsable del ilícito; su hermano, Santiago Adrián González, continúa prófugo de la justicia nuevoleonesa.

Homero permanece recluido en el Cereso de Cadereyta,esperando que finalmente en los próximos meses el juez segundo penal de Monterrey dicte sentencia por el delito de peculado por ayudar a Santiago Adrián en la sustracción de las placas que destruyó y que tenían un valor de 68 millones 663 mil 681 de pesos.

Homero González fue detenido el 15 de julio del 2012 cuando salía de un restaurante de Guadalupe, en compañía de su esposa.

En septiembre de ese mismo año quedó a disposición del juzgador que en ese entonces le inició el proceso por robo, porque fue el delito que le atribuyó la Procuraduría de Justicia.

Sin embargo, después de recibir el auto de formal prisión por ese ilícito, Homero se inconformó y apeló a la resolución con apoyo de su abogado y también hermano, Cuauhtémoc González.

Los magistrados del Tribunal Superior de Justicia confirmaron su formal prisión, por lo que Homero promovió un amparo contra esa resolución en el juzgado segundo de distrito en materia penal.

Mientras, el titular de ese recinto federal analizaba el caso, Homero y su hermano solicitaron el desahogo de más de 100 diligencias, principalmente, declaraciones de los funcionarios que laboraban en el Instituto de Control Vehicular, cuando se detectó el robo.

Entre esas, la del ex director, Pedro Morales Somohano, quien fue destituido de su cargo inmediatamente después de que se hizo público el hecho.

Sin ser funcionario, Morales Somohano atendió el llamado del juez, pero salió bien librado del interrogatorio que le hizo el abogado de Homero González.

Casi concluidas todas las diligencias en el proceso por robo en contra de Homero, el juzgador de la federación le negó el amparo contra el auto de formal prisión, el 24 de febrero del 2013.

Inconformes con ese resultado, Homero y su hermano solicitaron la revisión de esa negativa de amparo y en septiembre del 2013 los magistrados del segundo Tribunal Colegiado del Cuarto Circuito, se lo concedieron, pero para que el juez le variara el delito de robo a peculado y con la orden precisa de no dejarlo en libertad.

El juzgador acató la determinación de las autoridades federales, le reinició el juicio a Homero González y actualmente está a punto de quedar concluido para pasar a sentencia. 

FOTO: Carlos Rangel

TELEDIARIO DIGITAL