MARCELA PERALES
9 de octubre de 2017 / 08:20 a.m.

ESPECIAL.- Andrea tenía 24 años cuando acudió con un psicólogo porque ningún médico le resolvía su problema, el cual tampoco contaba a nadie.

La joven constantemente tenía dolores estomacales y en los tobillos, que probablemente eran enfermedades graves que incluso podrían acabar con su vida.

Lo que Andrea no sabía es que era una persona con hipocondria, padecimiento que se caracteriza por la combinación de síntomas sin explicación médica. Se les conoce también como "enfermos imaginarios".

“Al principio era un padecimiento constante de sentirme enferma, de que estoy adolorida, me daba miedo ir a consultar, porque ir a consultar era esperar resultados y que me dieran una mala noticia.

Yo sentía un fuerte dolor en los tobillos, yo pensé que ya iba a ser un desgarre de tendón o iba a ser no sé, una grieta en el hueso. Fui con el doctor, me hice radiografías y todo pero me dijo, no, todo está muy bien”, dijo la mujer en su testimonio.

José Alfonso Ontiveros, psiquiatra y presidente del Instituto de Información e Investigación en Salud Mental señala que esta enfermedad, en realidad obedece a trastornos de ansiedad o depresivos, por eso los pacientes en efecto, desarrollan síntomas.

Tienen fobia a las enfermedades, el simple hecho de leer en internet una de ellas, los hace pensar que la padecen.

“Hay algunos cuadros tan graves que incluso los pacientes son operados porque se empiezan a quejar de cuadros clínicos severos. Hay pacientes que están fuera de la realidad y tienen cuadros psicóticos incluyendo esquizofrenia y pueden desarrollar síntomas hipocondriacos y algunos caen en ideas muy fantásticas como que tienen bichos, parásitos”, explicó el especialista.

Información del Seguro Social y del Instituto Nacional de Psiquiatría indica que del 2 al 9 por ciento de la población mundial padece hipocondria. Es decir, cerca de 3.5 millones de mexicanos. La cifra es similar a nivel estatal.

Suelen ser rechazados por la sociedad, ante su constante "mala vida" y estudios arrojan que 14 de cada 100 mexicanos alguna vez en su vida tendrá un síntoma de hipocondria que de no detectarla los podrá llevar a la depresión y probables suicidios.


dezr