MARCELA PERALES 
8 de mayo de 2017 / 08:52 a.m.

MONTERREY.- Los ex presidiarios entrevistados cumplieron su condena y se encuentran en rehabilitación y programas de reinserción social. Por motivos de seguridad sus nombres reales no son revelados en el reportaje.

El tutelar de menores, guarda historias de infractores diferentes entre sí, pero con perfiles similares. Aquí, Perla vivió más de dos años después de trabajar con un grupo delictivo, Siendo adolescente

Perla tenía 14 años cuando comenzó a delinquir y 16 cuando fue internada en el tutelar de menores por el delito de robo con violencia. Sometía a las personas sin sentir remordimiento alguno.

“Mi detención fue por un restaurante en Cumbres donde hubo video y manera de comprobar. Uno de los de ahí era la cabecilla, nos decía que hacer y como ingresar, bajarnos y él nos esperaba en tal parte".

Pero ¿por qué un menor llega la cárcel? especialistas coinciden en que los infractores tienen en común la disfunción familiar y el uso de drogas.

Estadísticas proporcionadas por la Asociación Promoción de Paz indican que el 90 por ciento de los internos en el tutelar tienen algún problema en la familia. 

El 80 por ciento de ellos comete el delito bajo la influencia de alguna sustancia ilícita, y más de la mitad de los infractores son hijos de madres adolescentes que les llevan desde 15 años de diferencia, en promedio.

“Mi mamá tiene como 32 años ahorita y si yo calculo tenía como 13, 14 entonces digo pues era una niña alomejor no pensaba".

Esta fue la situación de Perla, cuya madre la abandonó a los cuatro meses de nacida y después fue adoptada por otra familia.

Una gran parte de los menores infractores termina por pisar la escuela hasta que cumplen la mayoría de edad.