26 de enero de 2014 / 02:00 p.m.

Monterrey.- El señor Guadalupe Rodríguez Rangel tuvo 14 fracturas, fue sometido a cuatro operaciones y estuvo inconsciente una semana tras ser atropellado por un camión de basura en el municipio de Escobedo, hecho que actualmente lo tiene atado a una cama, por lo que pide el apoyo de las autoridades, ya que nadie se hizo responsable.

Don Guadalupe, de oficio electricista, se dirigía a su trabajo el pasado 22 de octubre en su bicicleta, pero fue arrastrado por la pesada unidad, donde incluso una de las llantas quedó unos segundos arriba de su cuerpo.

Los hechos ocurrieron en la calle 12 de abril y Agualeguas, en la colonia 18 de Octubre, en el municipio de Escobedo.

"Pasó tres veces por mi cuerpo, yo iba en la bicicleta y de repente sentí el golpe y no se detenía el camión hasta que un hombre le comenzó a gritar, pero me dejó muy mal y estoy desesperado porque no he podido trabajar ya tengo tres meses así", comentó el lesionado.

"La empresa de la basura no se ha querido hacer responsable, nos dijeron que es un camión de basura de Escobedo", contó el hombre de 41 años de edad, quien sólo mueve un poco las piernas.

Su esposa Adriana Elizabeth Carmona, quien labora como empleada doméstica, dijo que los gastos fueron cubiertos por su seguro, pero el conductor no se hizo responsable del hecho argumentando que el señor Guadalupe fue el culpable.

Y es que pese a que los agentes de Tránsito aseguraron que tomarían la declaración del lesionado, no lo hicieron ni en el hospital ni en su domicilio.

"No hicieron nada y lo más raro es que en el parte ponen que el camión transitaba por una calle, pero realmente iba por otra, hay irregularidades. Ya llevé una carta al alcalde César Cavazos para que nos ayude, me la firmaron de recibido, pero no nos han ayudado, estamos desesperados, es una injusticia", dijo.

Ahora, para su rehabilitación, don Guadalupe ocupará andador o silla de ruedas, además de recursos para poder comprarlas y seguir con su vida.

Aunque la familia Rodríguez vive en la colonia La Esperanza, en Escobedo, actualmente están habitando en la 21 de Marzo en Monterrey, donde otros familiares los ayudan en los cuidados del padre de familia.

Marilú Oviedo