AGUSTÍN MARTÍNEZ
29 de septiembre de 2016 / 07:29 a.m.

MONTERREY.- De comprobarse legalmente su responsabilidad en la privación de la libertad del empleado de un restaurante, a quien mantuvo como rehén durante cuatro horas, el tamaulipeco Vidal Eduardo Gómez Camacho podría alcanzar una pena de hasta 90 años de cárcel.

Según la consideración de un abogado, su conducta encuadraría en lo previsto en el Artículo 9, inciso B, del Capítulo II de la Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro.

Dicho ordenamiento señala que se incurre en tal ilícito al “detener en calidad de rehén a una persona, y amenazar con privarla de la vida o con causarle daño, para obligar a sus familiares o a un particular a que realice o de deje de realizar un acto cualquiera”.

Vidal Eduardo, quien ya tenía antecedentes penales, fue trasladado ayer por la mañana a las celdas del Centro de Operaciones Estratégicas de la Agencia Estatal de Investigaciones.

Trascendió que en ese lugar le van a integrar la carpeta judicial de los hechos en los que mantuvo sometido a José Arreola Reséndiz, de 50 años de edad, a quien le causó lesiones leves.

Con el fin de reducir la incidencia delictiva en el estado, la Fuerza Conjunta de distintos niveles de gobierno estará realizando su labor en bares y establecimientos de Monterrey que cuenten con historia de mayor nivel de inseguridad, lo que puede ser, según el alcalde regio, Adrián de la Garza Santos, en cualquier parte de la ciudad.

“Lo que se va a hacer es que la fuerza conjunta no nada más va a traer la vigilancia policíaca o de seguridad pública, sino que va a traer también que se respeten los reglamentos y lineamientos municipales.