12 de enero de 2014 / 12:15 a.m.

Escobedo.- Con cuatro horas de trabajo comunitario, 16 personas que cometieron faltas administrativas menores, en el Municipio de Escobedo, salieron esta mañana para saldar su infracción.

En la plaza pública ubicada en la calle Covadonga y Paseo de la Amistad, en la Colonia Topo Grande, los jóvenes instruidos por policías municipales comenzaron con la limpia del espacio.

Para el alcalde de Escobedo, Cesar Cavazos este tipo de acciones son el principio del cambio positivo todo ello a través del trabajo comunitario.

"Estamos convencidos de que es la manera más efectiva de crear responsabilidad cívica entre los infractores, es por eso que pusimos en marcha el programa de Trabajo Comunitario, mediante el cual personas que han sido detenidas por faltas leves al reglamento realizan labores de mantenimiento en espacios públicos en vez de pagar multas o cumplir horas de arresto", sostuvo el edil.

Luego de pronunciar un breve mensaje a los 16 detenidos que participaron en trabajos de mejoras a la plaza pública de la Colonia Topo Grande, elogió su compromiso por ser mejores ciudadanos y los exhortó a no cometer más faltas al reglamento de Policía y Buen Gobierno. 

"Hay un grupo de personas que cometieron faltas administrativas, y que tomaron la decisión de cambiar la multa o las horas de arresto por trabajo comunitario. Es un trabajo que al final beneficia al municipio porque se están aplicando horas de trabajo en las áreas y plazas públicas y esto es parte del trabajo que debemos de hacer".

Cavazos recalcó que para hacer más efectivo este programa de trabajo comunitario, psicólogos del área de Prevención del Delito imparten pláticas a todos los detenidos acerca de cómo evitar la violencia familiar, alcoholismo y adicciones; y agregó que sólo aplica a personas que han sido aprehendidas por faltas leves, con multas de mil 200 pesos o menores o con arrestos de 24 horas.

Para los jóvenes que participaron en la brigada este hecho marca una lección de vida.

"Me agarró la Policía de Escobedo por andar tomando en la calle y pues me vine a trabajar, creo que ya no voy a volver a caer en esto, no me acostumbro a levantarme temprano y pue estamos desmontando.

"Es algo bueno para la raza que se la lleva la granadera de policía, muchos andan haciendo cosas malas y de rato andas haciendo el bien, es mucha lana de multa y no por que traigan a jalar a una plaza vas a decir que lo vuelves hacer, hay que pensar que ya no te van a meter", dijo Javier, uno de los detenidos. 

Con la intención del cambio, los participantes esperan no volver a ser detenidos, además de que bien puede ser el principio de una nueva etapa.

Lecciones de vida, a través del trabajo comunitario: "Es como una lección que te enseñan en la escuela, si no la aprendes, bueno pues van a volverlo hacer y a lo mejor vas a pagar una multa muy cara", sostuvo el entrevistado.

LORENZO ENCINAS