19 de marzo de 2014 / 02:30 p.m.

Monterrey.- Hace cuatro años, el Tecnológico de Monterrey fue escenario de una balacera entre militares y delincuentes, que dejó dos alumnos muertos, inicialmente identificados como sicarios.

Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo salían de la biblioteca; iban a cenar; escucharon los disparos; y corrieron a refugiarse, hasta que Javier quedó en el camino.

El silencio del caso alcanzó a los tres niveles de gobierno. Nadie aclaró qué fué lo que ocurrió.

Solo un soldado fue llevado a Corte y resultó inocente.

Hoy Jorge y Javier llegan a su cuarto aniversario luctuoso aún como sicarios, de acuerdo a los expedientes.

A través del movimiento estudiantil Asamblea Tec se contactó a Amnistía Internacional y Cadhac. Ellos analizan la posibilidad de juzgar a los responsables en la Corte Civil.

Asamblea Tec rindió anoche un homenaje en el campus Tec de Saltillo, 50 personas pidieron por el eterno descanso de los estudiantes, donde unieron la voz para exigir justicia.

Hoy harán lo mismo en el campus donde sucedieron los lamentables hechos.

José Plata