AGUSTÍN MARTÍNEZ
8 de marzo de 2017 / 06:21 a.m.

MONTERREY.- De la felicidad a la tragedia… Bastaron tan sólo unos segundos para que la vida cambiara en el seno de la familia Cortez Reyes.

La llegada de un nuevo miembro, el nacimiento de un pequeñito, vino a alegrar y a darle vida a un hogar del municipio de Guadalupe.

Pero la dicha por la llegada del nuevo ser duró solamente 12 días.

La familia se dirigía a una parroquia. El pequeño, que sería registrado con el nombre de Antonio Tadeo, iba en los brazos de su mamá cuando ocurrió el fatal accidente.

“Íbamos a dar gracias a Dios, que todo había salido bien con mi hijo. Íbamos al Santuario de San Judas Tadeo (en el centro de Monterrey)”, comentó el padre de familia, Hernán Cortez Castillo.

El pasado domingo al mediodía, el taxista de 35 años iba con su esposa y sus tres hijos, entre ellos el recién nacido, quien había visto la primera luz el pasado 23 de febrero.

Circulaban por la calle Miguel Nieto, a escasas cuadras de llegar a la iglesia, cuando fueron impactados por un camión urbano de la ruta 95 en el cruce con la calle Ruperto Martínez.

Cortez Castillo dice no recordar nada. Tras el fuerte impacto, él y sus familiares quedaron lesionados. El pequeño Tadeo perdió la vida instantáneamente.

Su esposa Ana Cecilia, así como sus hijos Hernán y Cecilia, de 11 y 9 años, tuvieron que ser hospitalizados.

“Casi ya cuando nos íbamos a subir a la ambulancia fue cuando mi niño se me estaba yendo caminando por una calle, de la desesperación”, refirió.

Tras unas horas en el hospital, el taxista fue llevado al CODE de Tránsito de Monterrey. Las autoridades lo consideraron aparente responsable del percance.

Cortez Castillo dijo estar en desacuerdo con tal resolución, al tratarse de un camión urbano, además de que nunca ha sido descuidado al ir al volante.

“Si no lo soy cuando ando trabajando, con pasajeros que no son familiares, con mi familia lo era al doble. No, yo no pude haber hecho una irresponsabilidad así, de pasarme un rojo”, expresó.

Por tal motivo le pidió al Ministerio Público realizar una efectiva investigación, en la que se dejen de lado intereses oscuros o influencias de la ruta urbana.

“Que se investigue como debe ser. Quien sea responsable, pues que se determine; nada más. Pero que se haga justicia como debe ser”, reiteró.

La familia que viajaba en el taxi fue dada de alta en el hospital de Zona entre el domingo y el lunes, regresando a su hogar, ubicado en la colonia 13 de Mayo, en Guadalupe.

El pequeño Antonio Tadeo, aquella personita que durante 12 días, sí, tan sólo 12 días, iluminó el hogar de los Cortez, fue despedido en su última morada la tarde del lunes en un panteón del municipio de Juárez.