5 de febrero de 2014 / 02:28 a.m.

Monterrey.- El mes de enero batió un récord en la recaudación del Instituto de Control Vehicular que recibió por concepto de diversos derechos vehiculares la cantidad de mil 48 millones de pesos, lo que representa un incremento del 8.48 por ciento respecto al mismo mes del 2013.

Juan Sandoval Villarreal, director del organismo, dijo que el año pasado se recabaron apenas 966 millones de pesos en el mismo periodo, y aunque representan apenas unos 400 mil de los más de dos millones de vehículos que existen en el padrón vehicular, existe la con

"Ahorita llevamos más de 420 mil movimientos de diversos pagos, incluidas licencias, y otros trámites. Todos ellos ya pagaron sus refrendos, y hemos recabado mil 48 millones de pesos hasta el día 31 de enero", explicó el funcionario estatal.

Recordó que en estos primeros días del año hay descuento en el pago de refrendos, por lo que muchos contribuyentes aprovechan para saldar la deuda, y quitarse de pendientes.

Además, durante los meses de noviembre y diciembre del año pasado unos 100 mil propietarios se actualizaron, y en estos últimos días, luego del anuncio de que el 15 de febrero se daría de baja administrativa los vehículos con adeudos de cinco años, mucha gente se ha acercado a regularizar sus coches.

"Tenemos un incremento real en la recaudación, hemos tenido buena respuesta… un 8.48 de incremento comparado con el año pasado", dijo Sandoval Villarreal.

El funcionario estatal dijo que la ampliación de horarios y días de atención en algunas delegaciones del Instituto de control Vehicular facilitó el trámite a mucha gente.

"En las delegaciones que hicimos cambio en horarios y días de apertura tuvimos buenas sorpresas. En Gonzalitos tuvimos mucho movimiento".

Invitó a quienes viven en la zona poniente de la ciudad a visitar este módulo, hasta en tanto se abra uno nuevo en la zona de Cumbres.

Además, conminó a todos los propietarios de vehículos con adeudos a acercarse a regularizar su situación, pues tienen varios esquemas de financiamiento para que puedan ponerse al corriente.

FRANCISCO ZÚÑIGA