MILENIO DIARIO | SYNDY GARCÍA 
14 de agosto de 2016 / 02:59 p.m.

MONTERREY.- En el marco del Día de San Maximiliano María Kolbe, santo patrono de los prisioneros, la Iglesia Católica reconoció la crisis de las cárceles de Nuevo León y del país.

Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey, demandó ante ello un esfuerzo por parte de la autoridad para llevar tranquilidad a los centros penitenciarios.

"Hoy hay una crisis carcelaria, hay una crisis en todo el país, esperamos que con la tenacidad, con el esfuerzo sincero de las autoridades, podamos también generar en esos lugares, mucha tranquilidad", expuso.

Aunque este domingo pretendían hacer una visita a la cárcel de mujeres en Nuevo León, Cabrera López reveló que no se les permitió la visita debido a que este centro se encuentra en remodelación.

No obstante, indicó que se está pidiendo la intercesión para los reos e internas ante San Maximiliano de Kolbe, quien fue un clérigo franciscano asesinado por los nazis en el campo de concentración en Auschwitz, durante la Segunda Guerra Mundial.

"Estamos pidiendo la intercesión de San Maximiliano Kolbe, víctima de una situación injusta de una cárcel, para que Dios bendiga a quienes sufren en las cárceles del país y desde luego aquí de Nuevo León", mencionó.

Monseñor añadió que por parte de la Iglesia Católica se trabaja en un proyecto para atender de una forma más especial a las personas que están a punto de salir de cárcel e incorporarse a la sociedad civil.

El arzobispo de Monterrey hizo además un llamado a la sociedad a respetar y a perdonar a las personas que han sido llevadas a la cárcel y que están por salir de los penales.

"Todos tienen derecho a ser perdonados por la sociedad y cuando fueron imputados siendo inocentes, con mayor razón.
"Creo que nadie tiene la página totalmente sucia, todos deben tener la oportunidad de demostrar que su vida es correcta e invito a la sociedad a que no los señale, a que les den siempre la oportunidad", comentó.

Sobre el Nuevo Sistema de Justicia Penal, Cabrera López señaló que aún es muy pronto para opinar sobre el tema. No obstante, reconoció que será una estrategia para que se disminuya el número de reos.

"Es muy pronto para decir nuestra opinión, una cosa me da gusto y es que disminuirán los que estén en la cárcel, ojalá que sea para el bien de todos porque aquel que hace daño tiene que ser castigado", dijo.