LUIS GARCÍA
14 de noviembre de 2016 / 09:12 a.m.

MONTERREY.- El uso discrecional de fondos asignados a los diputados federales sigue levantando polémica.

Para el 2017, a cada legislador por Nuevo León del PRI le fueron entregados 40 millones 800 mil pesos, correspondientes a las partidas Fortalece y la denominada Proyectos de Desarrollo Regional, que canalizan de forma directa al municipio que quieran.

Y justamente esa prerrogativa es la que provocó que para el siguiente año, beneficiaran a municipios que ni siquiera forman parte de su distrito, lo que al igual que en el caso del Partido Acción Nacional, ha levantado suspicacias.

De acuerdo a información obtenida por Telediario, las asignaciones más cuestionadas se dieron de la siguiente manera.

Daniel Torres Cantú  del distrito 8 (Guadalupe)

Juárez 15 mil 800 pesos.
Escobedo 10 mil pesos.
Guadalupe 10 mil esos.
García 5 mil pesos.

Juan Manuel Cavazos del distrito 2 (Apodaca)

General Terán 10 mil pesos.
Montemorelos 10 mil pesos.
Juárez 5 mil 800 pesos.
Apodaca 5 mil pesos.
Guadalupe 5 mil pesos.
Monterrey 5 mil pesos.

Pablo Elizondo García del distrito 7 (Monterrey)

Montemorelos 32 mil 800 pesos.
Hualahuises 5 mil pesos. 
Allende 3 mil pesos.  

Juana Aurora Cavazos del distrito 3 (Escobedo)

Monterrey 20 mil pesos. 
General Terán 10 mil pesos.
Escobedo 5 mil pesos.
Guadalupe 3 mil 800 pesos.
Allende 2 mil pesos.

Funcionarios emanados del PRI consultados sobre estas cifras reconocieron que existe un malestar general por la distribución realizada por los legisladores.

El desaire a algunos municipios se da pese a que varios tienen la intención de buscar la alcaldía a futuro.

El reparto de estos recursos generó polémica en el pasado por la discrecionalidad que involucra. Al interior de otros partidos, como el PAN, provocaron fuertes reclamos y acusaciones de moches a nivel nacional.