12 de octubre de 2014 / 09:17 p.m.

Santa Catarina.- Tras la muerte de una ciclista en el parque La Huasteca a causa de un automovilista ebrio, las autoridades del municipio de Santa Catarina, implementaron operativos de vigilancia para evitar el consumo de alcohol.

En la entrada del Parque se exhorta a los paseantes a abstenerse de embriagarse y conducir, además de señalamientos que indican la prohibición de esa conducta.

Aunque para las familias es ahora una excelente opción para el fin de semana con el incremento de agua en el rio, decenas de vehículos y niños disfrutaron del agua trasparente que tras las lluvias ha nutrido el afluente de veneros al interior del parque.

"La policía nos revisó la camioneta nada más y nos pasó, preguntó si traíamos alcohol, pero no traemos", dijo un padre de familia que disfrutaba de una carne asada a la orilla de un venero.

La dirección de tránsito de Santa Catarina informó que desde las 22:0 horas del sábado, hasta las 10:30 de la mañana del domingo, fueron interceptadas 6 personas al interior del Parque La Huasteca.

Cuatro de ellas dieron positivo en aliento alcohólico, por lo que se hicieron acreedores a una multa, mientras que dos fueron arrestados por ebriedad incompleta, además de que su vehículo les fue retenido.

Para ciclistas como Adriana Urdian que cada semana, practica la rodada, ha mejorado la seguridad, pero lamentó que no se haya prevenido desde antes una desgracia.

"Están muy bien, lástima que tengamos que esperar a que pase una tragedia para que después de eso se corrija", dijo y aseguró no haber observado a personas embriagándose.

Las opiniones en relación a que la bebida se mezcla con el volante al interior del Parque La Huasteca, se dividieron.

"Si todavía, lamentablemente todavía hay personas injiriendo alcohol, hay un paso de agua a unos 5 kilómetros, ahí se juntan y beben todavía", declaró José Luis Hernández, deportista que practica el ciclismo en la Huasteca

Pero aunque se sanciona el consumo de alcohol, persiste un negocio de venta de cerveza helada, que además opera bajo la mirada de los policías, a pocos metros de donde se rentan las bicicletas para los paseantes.

FOTO: Carlos A. Rangel

GUADALUPE SÁNCHEZ