GUSTAVO MENDOZA LEMUS
24 de marzo de 2016 / 09:42 a.m.

Monterrey.- Un equipo de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el estado acudió a revisar la construcción de la calle Morelos, en el Barrio Antiguo, buscando algún indicio de valor arqueológico o histórico en las excavaciones del subsuelo.

El arqueólogo e historiador Enrique Tovar Esquivel explicó que la roca madre o caliche se encuentra muy cercana a la superficie donde se realizan las obras de construcción.

Esto indica que la capa de tierra donde podría existir evidencia de alguna ocupación anterior es limitada, reduciéndose quizá a 20 centímetros de profundidad al nivel de la calle.

Sin embargo, esto no indica que en la zona no puedan darse hallazgos como sucedió en las excavaciones en el patio central del Museo Metropolitano Antiguo Palacio Municipal, en 2007.

"Se hizo una revisión para saber si habría algún material cultural que se viera afectado en el subsuelo y no se encontró ninguna afectación", explicó Tovar.

Recordó que en la actual zona del Barrio Antiguo se encontraba una parte de la loma más alta del sector, donde los antiguos constructores no ocupaban cimentar, pues la roca firme estaba casi expuesta.

Por su parte, Benjamín Valdez, coordinador de proyectos en el INAH, expuso que la revisión se dio para supervisar los trabajos que se hacen en este periodo vacacional de Semana Santa.

Tovar también participó en la inspección durante las obras de la Línea 3 del Sistema de Transporte Metro, que pasa de manera subterránea por la calle Padre Mier.

En la remodelación de la Casa del Campesino Museo Estatal de Culturas Populares, al excavar en el patio central se extrajeron restos de cerámica del hospital de Nuestra Señora del Rosario.

En la reciente remodelación de la calle Morelos quedó al descubierto un pequeño canal de sillar que trasladaba agua a la salida de la calle, rumbo al río Santa Catarina. La pequeña construcción fue cubierta de nuevo.