5 de marzo de 2014 / 12:12 a.m.

Las 27 clínicas de heridas se encuentran distribuidas en el Hospital Metropolitano, en el Regional Materno-Infantil, y en los hospitales generales de  Sabinas Hidalgo, Galeana, Doctor Arroyo, Cerralvo y Linares.

Monterrey.- Atender una herida a tiempo, con técnicas avanzadas y el medicamento adecuado, puede salvar al paciente de consecuencias graves como una amputación y de realizar un gasto, por ello el Gobierno del Estado inauguró 27 clínicas de heridas.

En estos lugares se estandarizará el procedimiento para atender heridas provocadas por pie diabético, quemaduras, úlceras  de presión, por accidentes o úlceras en los pies por complicaciones de várices.

El gobernador, Rodrigo Medina de la Cruz acudió al Hospital Materno Infantil donde supervisó el trabajo de doctores y enfermeras.

"La atención en las heridas es muy importante para poder recuperar rápido al paciente que tenga una atención adecuada, que sufra el menor dolor posible, que estas clínicas tengan todos los aditamentos tecnológicos y lo que ahora la medicina puede ofrecer para poder atender mejor a los pacientes", dijo.

El monto de la inversión no fue revelado pero el secretario de Salud en el Estado, Jesús Zacarías Villarreal Pérez dijo que es menor en relación al beneficio que proporcionan a los habitantes.

"Los materiales si son costosos, pero es mucho más costoso cuando se aplican y requieren más atención y medicamentos y antibióticos de tal manera que el costo se justifica totalmente", señaló.

Las 27 clínicas de heridas se encuentran distribuidas en el Hospital Metropolitano, en el Regional Materno-Infantil, y en los hospitales generales de  Sabinas Hidalgo, Galeana, Doctor Arroyo, Cerralvo y Linares.

También se instalaron en colonias vulnerables de la zona metropolitana y en los municipios de Anáhuac, Allende,  Cadereyta, China, General Terán, Galeana, y Zaragoza.

En la Facultad de Enfermería de la Universidad Autónoma de Nuevo León, en la Universidad de Montemorelos, en el Hospital Ángeles-CIMA y unidades de Medicina Familiar del ISSSTE en Escobedo y en Guadalupe se encuentran otras.

Durante la inauguración de las clínicas la señora Anel Rodríguez, madre del pequeño Ulises quien hace algunos meses estuvo a punto de perder la pierna por una mordedura de araña, dio su testimonio acerca de la atención que recibió.

SANDRA GONZÁLEZ