1 de mayo de 2014 / 08:43 p.m.

Monterrey.- ¿Se imagina que antes de dormir tiene su casa, sus muebles, ropa y pertenencias…pero en segundos pierde todo?

Bueno, es lo que le pasó a una familia cuya calle y nombre de la colonia, desafortunadamente, les queda, todo, por un incendio; pues viven en la calle Necesidad, manzana dos, lote 18, de la colonia La Realidad, al norte de Monterrey, límites con Escobedo.

El barrio irregular no existe en el mapa, para llegar tiene que ir preguntando.

La madrugada del lunes, un corto circuito hizo que la casa de madera y láminas, sólo algunos bloques de concreto, quedara reducida a cenizas.

Ahí viven José Dolores Salazar Salazar, de oficio carpintero; su esposa Lourdes Mata Puente y el pequeño José Miguel Salazar Mata, de siete años de edad.

"Al parecer un corto circuito fue lo que provocó el incendio, alcanzamos a salir por la parte de atrás, unos señores que iban pasando en un carro nos ayudaron, todo se nos quemó, sólo traemos lo que llevábamos puesto", relató la señora Lourdes.

El siniestro arrasó con todo a su paso, muriendo calcinados tres perros pequeñitos, mascotas del niño.

Por cierto, José Miguel, quien estudia el segundo de primaria, ya no tiene ningún juguete, pasó triste el "Día del Niño" al no recibir ningún regalo, sus útiles escolares se le quemaron, su uniforme, todo.

Ahora viven en la calle, bajo una lona, dentro de una camioneta que les prestó un vecino y precisamente los de su cuadra son quienes les dan de comer, les prestan ropa.

Ellos requieren la ayuda de la comunidad que siempre responde y de las autoridades.

"Ojalá nos puedan ayudar con lo que tengan, ropa, tablas, barrotes, láminas, con lo que puedan", dijo la mujer.

El taller de carpintería de don Pepe se le quemó, junto con su herramienta y le preocupa los trabajos pendientes que ya iba a entregar a sus clientes: una puerta principal, ocho sillas, entre otras cosas, por lo que pide lo esperen y el apoyo de la autoridad.

"Tenía varios jalecitos ya para entregar, ojalá me esperen mis clientes, estoy preocupado, mi herramienta se me quemó, no tengo nada", manifestó el jefe de la casa.

El niño calza del número 2, doña Lourdes del cuatro y es talla de pantalón 13, mientras que don Pepe usa zapatos o tenis del siete y es talla 34.

No dude en ayudarlos y hábleles a los teléfonos 1645 1236 ó al celular 811 578 6423, para que ellos puedan comenzar de nuevo y salir adelante.

Iram Oviedo