31 de mayo de 2014 / 02:22 a.m.

Monterrey.- Luego de que dos patrullas se incendiaron aparentemente por falla de fabricación, el municipio de Monterrey sometió a revisión las primeras 10 unidades de la Secretaría de Seguridad Pública y Vialidad ante la distribuidora automotriz que les vendió estos vehículos, y no se les detectó nada anormal.

Ante los incidentes en dos vehículos de la policía regia, el municipio de Monterrey informó que la distribuidora Car One inició la revisión de todas las unidades modelo Dodge Charger (69) para descartar posibles riesgos en su operación.

De acuerdo con un comunicado enviado por la administración municipal, la petición fue realizada el jueves a primera hora, y la empresa proveedora de los vehículos mostró buena disposición para colaborar con el municipio para realizar la verificación de las unidades desde ese día.

"Actualmente se realiza la revisión exhaustiva de todas las unidades con el objetivo de prevenir accidentes como los que se han presentado (iniciaron a las 12:00 del jueves) y evitar riesgos para los elementos municipales.

"Dicha revisión se realizará de forma escalonada para no afectar el patrullaje normal y de acuerdo a la capacidad de la distribuidora. Cabe señalar que todas las patrullas de la Secretaría son revisadas frecuentemente para descartar fallas mecánicas y se les realizan los mantenimientos correspondientes de acuerdo a lo que marca el manual de las unidades", cita el comunicado.

Las patrullas cuentan con el seguro vehicular y están equipadas para que los elementos puedan responder en caso de alguna emergencia. El municipio está a la espera del peritaje correspondiente para que se determinen las causas de los dos siniestros y establecer las acciones a realizar a fin de evitar que se presente alguna situación similar en el futuro. 

Los hechos

La noche del miércoles y madrugada del jueves y en un lapso de menos de cinco horas dos patrullas de la policía de Monterrey quedaron inservibles tras incendiarse por fallas mecánicas.

El primer incidente sucedió a las 20:30 del miércoles sobre Morones Prieto, cuando el oficial identificado como Roberto Moreno Tovar, de 47 años, quien conducía la unidad Charger, con número económico 81729, escuchó un golpe en la parte trasera de la unidad y después comenzó a incendiarse.

El segundo incendio se registró alrededor de la 01:45 del jueves, cuando dos policías se encontraban patrullando la zona de San Jerónimo, pero fue sobre Pablo González Garza cuando ambos escucharon una explosión en el motor, luego comenzó a salir fuego del tablero.

CON INFORMACIÓN DE RICARDO ALANÍS