MARCELA PERALES
17 de diciembre de 2015 / 11:09 a.m.

Monterrey.- Los especialistas en trastornos alimenticios señalan que estos comienzan por una distorsión de imagen corporal, que ellos definen como la manera en que se ve el cuerpo y la manera en que realmente está.

Señalan que es cierto que por muchos años la mercadotecnia impuso estereotipos de un cuerpo perfecto, como tallas pequeñas, cintura de 60 o menos y piernas delgadas.

También satanizó la celulitis o la grasa en zonas visibles, sin embargo, los expertos señalan que en la actualidad, mucho influyen las redes sociales y las madres de familia preocupadas porque sus hijas tengan buen cuerpo, desde niñas.

Son precisamente estas las señales de alerta que la Asociación Comenzar de Nuevo pide identificar para que en caso de tener un trastorno, se llegue a tiempo y pueda solucionarse.

"Son gente que tienen miedo intenso a engordar, que tienen una percepción diferente de su cuerpo, se le llama distorsión de la imagen corporal, entonces percibe su cuerpo en una forma diferente a como los vemos los demás", declaró Eva Trujillo, doctora en la asociación.

A decir de especialistas, la insatisfacción personal hacia nuestro cuerpo puede ser el inicio de un trastorno alimenticio.

"Uno de los factores tiene que ver con la percepción y otro de los factores tiene que ver con lo que yo me siento a través de mi cuerpo, entonces en algunas ocasiones cuando hay mucha discrepancia entre estos factores, nunca voy a estar satisfecho y ese peligro de insatisfacción es lo que puede hacer a largo plazo que se vuelva un motor o algo que gira alrededor de nuestra vida", dijo la especialista Elena Rodríguez.

"Hay niñas tan pequeñas como siete, nueve años que ya empiezan con distorsiones corporales porque culturalmente ya empiezan a oír a sus madres sobre el peso o la figura", comentó Mariza Fernández, fundadora de Comenzar de Nuevo.

Las personas con una distorsión de imagen corporal suelen identificarse porque están convencidos de que su figura es sinónimo de fracaso y que solo otras mujeres son atractivas.

Son precisamente estas las señales de alerta que la fundación pide identificar para que en caso de tener un trastorno, se llegue a tiempo y pueda solucionarse.