22 de abril de 2014 / 03:42 p.m.

La Secretaría de Salud contabiliza un incremento gradual con el paso de los años.

 

Monterrey.- Sin ser una regla, el aborto es antecedido en muchas ocasiones por otra problemática que en Nuevo León cada vez aumenta más: los embarazos adolescentes.

La Secretaría de Salud contabiliza un incremento gradual con el paso de los años.

En el 2003 se contabilizaban:

* Embarazos totales: 18 mil 950

* En Adolescentes: 5 mil 571

* 29.4 por ciento

Durante el 2009

* Embarazos totales: 28 mil 932

* En Adolescentes: 9 mil 342

* 32.3 por ciento

Fuente: Secretaría de Salud NL

Lejos de disminuir, el problema se ha agudizado en tiempos recientes. En el 2013, la tasa de embarazos precoces se mantuvo por encima del 30 por ciento.

Al fenómeno lo envuelven diversos factores. La adicción a drogas legales e ilegales, el abandono escolar, la desintegración familiar, y desde luego, las carencias económicas.

Con apenas 17 años, Andrea ya vive en carne propia el peso que representa ser madre adolescente. En un pequeño cuarto, de dimensiones similares a las de un baño en cualquier hogar metropolitano, cohabita con su pareja y Kimberly, una bebé que ni siquiera llega al mes de nacida.

El golpe ha sido duro para ella. Si bien está feliz con su hija, sabe que los días de adolescente se acabaron. Su esposo, un año mayor que ella, también dejó atrás la vida sin responsabilidad para hacerse cargo de las dos mujeres.

Casos como este representan un alto costo para el Gobierno. Al no tener una madurez mental y física plena, las mujeres presentan complicaciones. Andrea no fue la excepción, pero los doctores lograron controlarle la preclampsia que le afectó en las últimas semanas del embarazo.

La problemática tampoco es reciente. Eva tiene apenas 35 años, pero ya es abuela de dos menores. Su primer hijo lo tuvo a los 16 años.

Los primeros años fueron difíciles. Su esposo no conseguía trabajo, y la familia seguía creciendo, hasta llegar a 5 hijos. Con toda esta experiencia encima, busca que su descendencia no pase por lo mismo.

Tras una encuesta cuyos resultados se difundieron el año pasado, la Secretaría de Salud detectó patrones entre las adolescentes embarazadas.

Los resultados fueron los siguientes:

* Edad promedio de embarazo: 16.5 años

* Edad inicio sexual: 14 años

* Escolaridad: Secundaria

* Parte de una familia extensa

* Viven en unión libre

Fuente: Secretaria de Salud

Para contrarrestar este problema de salud pública, el estado lanzó un plan que involucra 59 programas de distintas Secretarías. La meta es reducir el índice para el año 2015.

Fuera de casos excepcionales, los embarazos precoces están condenados a ser el inicio de situaciones más graves.

Luis García