MARCELA PERALES
28 de septiembre de 2016 / 07:19 a.m.

MONTERREY.- En la tercera parte presentaremos el testimonio de una mujer indígena que llegó a trabajar a Monterrey de empleada doméstica y platica la discriminación que vivió.

México está atrasado en el tema, pues otros países han logrado grandes avances. 

Esto es solo una pequeña parte de lo que Rosa Cruz Martínez vivió cuando llegó a Monterrey para buscar empleo doméstico.

Es indígena, originaria de Veracruz. Recuerda que sus patrones a veces la discriminaban y le exigían de más.

Rosa tiene 26 años, a como pudo dejó ese empleo.

Ella terminó sus estudios y forma parte de la Asociación Zihuacali, que apoya a las trabajadoras del hogar por la discriminación que sufren en el Estado, cuestión de la que está consciente el Alcalde de San Pedro, Mauricio Fernández.

Hace seis años el Edil propuso crear un padrón de trabajadoras domésticas a fin de que respetaran sus derechos, pero también para proteger al patrón, ya que según la administración municipal, el 60 por ciento de los robos a casa habitación son cometidos por la empleada del hogar.

Robos a casa habitación:

60% Son cometidos por empleadas domésticas.

En Perú se creo por primera vez en el 2003 la Ley de los Trabajadores del Hogar, el cheque de servicio funciona desde el 2004 en Bélgica y Cantón de Ginebra, y Francia en el 2006.

Barcelona creo la misma Ley en el 2012 y en el mismo año España creo que el Sistema Especial para Empleados del Hogar.

En el 2015 los contratos de trabajador de casa particular entraron en vigor en Chile y Argentina.

Hasta el momento, ni el exhorto de la Comisión de Derechos Humanos, ni la iniciativa de Mauricio Fernández, han tenido eco en Legislativo, tanto federal como estatal.