20 de enero de 2014 / 04:32 p.m.

Monterrey.-  Con el propósito de mejorar en todos los aspectos, más de 164 mil estudiantes de la Universidad Autónoma de Nuevo León iniciaron este lunes el semestre enero-julio 2014.

Nuevamente y después de un receso de poco más de un mes, las 26 facultades y 29 preparatorias (con 38 planteles) en 37 municipios, volvieron a tener vida.

"Además se integran un poquito más de 30 mil alumnos en los cursos de inglés, capacitación y lo que es educación continua. Entonces tenemos un número importante de alumnos. Les damos la bienvenida", comentó el rector de la UANL, Jesús Ancer Rodríguez.

La bienvenida al nuevo semestre e inicio oficial de clases se dio en la Preparatoria 7, ubicada en la colonia Las Puentes, en San Nicolás.

"Donde ustedes saben que tenemos una extensión de las preparatorias. Esta preparatoria tiene un centro adoptado que es el centro de Salinas Victoria y con esto llevamos educación a donde se requiere", indicó Ancer Rodríguez.

Para este año se ejercerá un presupuesto de más de 6 mil 400 millones de pesos, de los cuales 4 mil 330 millones provienen de la partida federal, casi 1 mil 500 millones del Estado y 600 millones son recursos propios de la Universidad.

Dichos recursos se aplicarán en distintos rubros, principalmente en el desarrollo, la investigación, la cultura y el deporte, aseveró el rector de la Máxima Casa de Estudios.

Ancer Rodríguez reconoció que, en la actualidad, alumnos, maestros y trabajadores de la Unidad Mederos, en el sur de Monterrey, enfrentan serios problemas para ingresar a esa zona.

Lo anterior a causa de conflictos en la vialidad, producidos por la construcción de obras en la avenida Lázaro Cárdenas, que genera congestionamiento en horas pico.

"Sí, está complicado. Hablé con la Secretaría de Obras Públicas y también hablé con la gente encargada de la construcción. Garantizan que en unos cuatro meses (queda listo), pero ustedes saben… en cuatro meses, quién sabe", puntualizó.

De esta forma comienza un nuevo semestre de retos no sólo para los estudiantes, sino también para el propio desarrollo de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Agustín Martínez