JOEL SAMPAYO
5 de junio de 2017 / 07:50 p.m.

CADEREYTA.- Coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, la onceava estación de monitoreo del aire de la zona conurbada de Monterrey comenzó a realizar pruebas en Cadereyta, municipio agobiado por emisiones olorosas a azufre que frecuentemente enturbian el panorama.

Un comunicado de la Secretaría de Desarrollo Sustentable de Nuevo León dio a conocer el establecimiento de la nueva caseta en Cadereyta, ciudad de casi 100 mil habitantes a 36 kilómetros de Monterrey que sería complementada con otras dos para monitorear el aire en Ciudad Universitaria y el Valle del Huajuco, al sureste de la ciudad.

La nueva estación detectaría la atmósfera baja, regularmente saturada de bruma presuntamente procedente de la refinería Héctor Lara Sosa, ubicada en un campo de 380 hectáreas, unas 14 veces más grande que la Macroplaza.

Los contaminantes emitidos por industrias, automóviles y eventos naturales, como tolvaneras y según su concentración se interpretan a través de la figura del imeca, con botones verdes, amarillos, naranjas, rojos o morados.

El Día Mundial del Medio Ambiente nos recuerda el riesgo constante en que se encuentra el planeta ante el deterioro de factores relacionados con actividades humanas y que atentan contra aire, agua y tierra.

Ya se dio un paso al reconocer que tenemos el problema, pero falta hallar soluciones.


dat