1 de noviembre de 2014 / 02:57 p.m.

 

 

Monterrey.- Los familiares de Jazmín Estefany Rivadeneira, arraigada por su presunta responsabilidad en la muerte de su hijo de dos años, consideran que las autoridades están cometiendo una injusticia contra la joven.

El esposo, la suegra y la concuña, únicos familiares con los que cuenta en esta ciudad, pues es originaria de Juárez, Chihuahua, dijeron estar seguros de que Rivadeneira Maldonado es inocente.

“Yo les digo que ella no fue, porque a ella yo la miraba que a los niños los traía bien, no los golpeaba. El día que a mi llevaron (los ministeriales) les dije: Si yo hubiera visto que ella los golpea, yo misma se las entrego”, señaló la señora Sanjuana Rodríguez Ibarra.

La mujer indicó que su nieto Uziel Bladimir tenía diversos padecimientos. Para reforzar sus palabras mostró recetas y medicamentos que le suministraban desde muy pequeño.

La familia señala y asegura que el niño estaba bajo tratamiento médico prácticamente desde recién nacido. A los tres meses le detectaron algunos problemas de reflujo.

La señora y su esposo llegaron de Ciudad Juárez hace tres meses, en busca de fortuna. Su hijo José Ernesto Mata Rodríguez, de 27 años, y su nuera Fany, arribaron junto con sus dos nietos hace apenas dos semanas.

Nunca imaginaron que en tan corto tiempo tuvieran que experimentar una situación como esta.

“Pues ha sido muy difícil, y muy triste a la vez, pues es un doble dolor el que estamos viviendo, porque después de que el niño acaba, su madre no está”, lamentó el ama de casa.

Desde su casa en la colonia Villas de Alcalá, en Ciénega de Flores, Rodríguez Ibarra le envió un mensaje a su nuera retenida.

“Fany: Te amamos… te esperamos. Aquí estamos. Vamos a hacer todo lo posible (por ayudarte). Si no tenemos, hasta de limosna, pero te vamos a apoyar, y a demostrar que eres inocente. Que se te haga justicia, no injusticia, porque aquí la esperamos porque tiene un hijo que la necesita”.

En su vivienda la esperan su esposo y su pequeño hijo Dereck, de tan sólo ocho meses de nacido.

Este drama comenzó el viernes 24 de octubre en la noche, cuando Uziel comenzó a ponerse mal. La mamá lo llevó al puesto de auxilio de Protección Civil de Ciénega, pero ya no tenía signos de vida.

La joven dijo ante la Policía que, dos días antes, el niño había orinado la cama, lo que a ella le molestó y le propinó dos o tres nalgadas.

La autopsia no reveló en primera instancia la causa de muerte, por lo que Estefany permanece bajo arraigo y el caso se ventila con suma discreción.

 

FOTO: Arichivo

AGUSTÍN MARTÍNEZ