MILENIO DIGITAL | ESTHER HERRERA
29 de abril de 2015 / 09:18 p.m.

Monterrey.- Los empresarios consideran que la inseguridad y la corrupción son los factores que podrían obstruir el crecimiento de la economía mexicana, según los resultados del reporte anual Barómetro de Empresas, elaborado por la firma de consultoría Deloitte.

La calificación otorgada al Gobierno en torno al combate a la impunidad y a la corrupción son negativas, posicionándolas en el primero, y segundo lugar, con 84.17 y 83.7 por ciento, respectivamente, como las actuaciones gubernamentales peor evaluadas, indica el reporte.

Ésta es la vigésima séptima entrega del Barómetro de Empresas, encuesta que recopila y revela las expectativas y tendencias empresariales sobre el clima de negocios en el país.

Según los resultados arrojados, existe optimismo entre los directivos. El promedio de las respuestas muestra que para el 56.5 por ciento la situación general de sus empresas en relación con un año antes, ahora es mejor; y para 71.1 por ciento también será así dentro de un año.

Los datos a abril de 2015 muestran que entre los empresarios encuestados existe la percepción de que habrá cambios en los cinco aspectos considerados en relación con el entorno de negocios: clima de inversiones, situación económica, disponibilidad de crédito, empleo y seguridad pública.

Los ejecutivos que participaron en la encuesta consideran a la inseguridad y la corrupción como los obstáculos a vencer, por arriba de variables económicas como débil crecimiento, inflación y de la fortaleza del dólar frente al peso mexicano.

En tanto que en el rubro de desempeño del gobierno la opinión de los ejecutivos son, en su mayoría, negativas: 62.5 por ciento de las respuestas acerca de 11 aspectos evaluados correspondió a “malo”.

Para los encuestados, las acciones emprendidas en materia de inseguridad pública, 75.4 por ciento la califica de malo; reducción de la pobreza y rendición de cuentas con malas calificaciones.

Mientras que las evaluaciones más altas fueron en la esfera económica control de la inflación, mejorar/ampliar la infraestructura y estimular a la inversión privada.

La encuesta fue aplicada a más de 500 directivos quienes fueron consultados acerca de la evolución de un conjunto de variables relacionados con la actividad económica del país.

En promedio, la situación del país en el momento de la encuesta, en comparación con 12 meses antes, era mejor únicamente para 13.9 por ciento de aquéllos. Mientras tanto, para 25.6 por ciento el futuro será mejor que el presente, aunque en el caso de la seguridad pública, la expectativa de mejoría es sustancialmente menor, ya que sólo 16.6 por ciento opina en este sentido.

Quienes respondieron que el presente es peor que el pasado son mucho más que quienes lo consideran mejor 48.3 por ciento contra 13.9 por ciento.

Sin embargo, en relación con el futuro, esta diferencia se reduce ya que 29.1 por ciento considera que será peor contra 25.6 por ciento que prevé que será mejor.

La variable de inflación no es vista por los directivos como amenaza para la economía de México. No obstante, para 2015 y 2016 prevén tasas superiores a 4 por ciento, en promedio.