28 de noviembre de 2014 / 01:15 p.m.

 

Monterrey.- Ocupando banquetas, calles y parquímetros los "puesteros" se han instalado nuevamente en las calles circundantes a Colegio Civil para ofrecer sus mercancías, previo a las fiestas de Navidad. Hace menos de tres años se les había desalojado, sin embargo aseguran contar con el permiso para estar nuevamente en la zona

Situación que pareciera confirmarse por la presencia de elementos de Vialidad y Tránsito de Monterrey a escasos metros de donde están ubicados los puesteros, ocupados poniendo infracciones a los camiones de transporte público que realicen paradas en lugares indebidos.

Pinos de navidad, luces decorativas, esferas, bufandas, guantes, muñecas y demás juguetes ya están siendo exhibidos en las calles del primer cuadro de la ciudad, y las ventas no se han hecho esperar.

"Desde hace como dos semanas, yo creo que poco antes del Buen Fin, ya empezó a caer la lana", explicó uno de los comerciantes, quien además aseguró que los artículos navideños han sido los más demandados en los últimos días.

Pese a no tratarse de comercio formal, afiliado a la Cámara Nacional de Comercio, Servicio y Turismo (Canaco), se habrían sumado a la iniciativa propuesta por la cámara junto a las autoridades del país del "Buen Fin".

En las calles aledañas a Colegio Civil, en el centro de Monterrey se ubican los puesteros desde hace varios años, supuestamente desde 1983 según información del Ayuntamiento regio, donde ocupan los espacios de estacionamiento y es tan grande la manera en cómo se han apropiado de las calles que algunas se han convertido prácticamente en calles de uso exclusivo para peatones.

La afluencia de compradores es constante a lo largo del día, aseguraron algunos vendedores entrevistados, quienes ya se frotan las manos para que las ventas se disparen en las próximas fiestas decembrinas.

"Y eso que no es fin de semana. Imagínese cuando falte menos o cuando sean los días feriados de vacaciones".

¿Espera vender más en diciembre?

"Sí. A lo mejor no más que el año pasado, pero pues diciembre es cuando mejor nos va... Todo quieren comprar regalitos, y cosas para navidad, los pinitos, la gente empieza a necesitar guantes, calcetas gruesas, bufandas, usted sabe.

Además hay que ponerse listo, no es nada más de vender lucecitas o pinitos... Tienes que meterle cabeza, ver qué está de moda, qué es lo novedoso, qué estaba de moda el año pasado y que no estés vendiendo lo mismo que el año pasado".

¿Qué es lo novedoso este año?

"Las lucecitas moradas, se nos están vendiendo mucho. Y de formas como flores o venaditos, pero también las muñecas de Elsa y Maléfica en tamaño chiquito para colgarse en el pino. Esas también las estoy vendiendo para regalos de navidad, las niñas las piden mucho. Todo lo que tenga Elsa se vende mucho".

Gonzalo Mercado, quien vende ropa, mochilas, bufandas, guantes y hasta juguetes de moda, explicó que durante el mes de noviembre logran duplicar o hasta triplicar sus ventas. En ocasiones, incluso se quedan sin mercancía para vender por la demanda que hubo de los productos que ofertaron ese fin de año.

Esto significa en ocasiones trabajar los siete días de la semana, sin descansar los fines de semana (son los días que más afluencia de compradores hay) e inclusive durante los días festivos.

"El 24 no nos vamos hasta bien tarde. Si viera la cantidad de gente que anda comprando a última hora, intentando encontrar regalos que se les habían olvidado o envoltura o cualquier cosa. Igual el 25, el 31.

"Yo el primero (de enero) no vengo, pero sí hay unos que vienen".

Alza en ventas

-Entre pinos de Navidad, ropa y juguetes en la calle, los comerciantes informales se instalaron en la vía pública, ocasionando que sea casi imposible el paso para vehículos

-Presuntamente, los comerciantes hasta participaron en el Buen Fin, ya que todavía tenían letrero con las ofertas que correspondía a los tres días de descuentos debido al evento

-La luces moradas para el pino navideño, así como las muñecas Elsa y Maléfica, son de los artículos más vendidos en los comercios informales de Colegio Civil.

FOTO: Raúl Palacios

DANIELA GARCÍA