AGUSTÍN MARTÍNEZ
21 de abril de 2015 / 09:27 a.m.

MONTERREY.- Con la muerte del joven soldador Luis Antonio Palacios Hernández, quedaron en el desamparo dos pequeñitas de tan sólo dos y tres años de edad.

Palacios Hernández falleció la tarde del domingo en Zuazua, tras ser arrollado intencionalmente por un hombre que operaba un tráiler, y quien acababa de robar un borrego a un amigo de la víctima.

La tarde del lunes, la esposa y la madre del soldador buscaban la manera de recuperar el cuerpo en el Servicio Médico Forense (Semefo), pero su difícil situación económica les impedía contratar los servicios funerarios.

El joven, de 25 años, habitaba en la calle Clavel, de la colonia Artemio Treviño, en el municipio de Apodaca.

Poco después de las 18:00 horas del domingo Tony se dirigió a una tienda cercana a comprar refrescos.

En el pequeño negocio se enteró de que tres hombres que tripulaban un tractocamión acababan de robar un borrego del ganado que pertenece al dueño de la tienda.

El joven decidió acompañar al afectado del robo hacia la colonia Valle de Santa Elena, en Zuazua, pues allí habían detectado a los responsables.

Historia del borrego
Don Octaviano señaló que, durante los casi cuatro años que el muchacho vivió en su domicilio, siempre mostró una buena conducta | AGUSTÍN MARTÍNEZ

"Me dijo mi hija: Papá: Se llevaron a Tony. ¿Quién? Pues quién sabe… ¿A dónde? Y pues así quedó. Yo dije… ¡válgame!", explicó el señor Octaviano González, abuelo de la esposa del fallecido.

Momentos después se enterarían de que, en la colonia Valle de Santa Elena, Tony había sido arrollado intencionalmente por el trailero que robó la oveja.

Don Octaviano señaló que, durante los casi cuatro años que el muchacho vivió en su domicilio, siempre mostró una buena conducta.

"Muy noble. Muy bueno. Aquí, pues ya Dios se lo llevó, pero yo digo, que yo de mi parte sí lo voy a extrañar, porque era muy bueno", recalcó el hombre de 80 años.

En el seno de la familia Palacios Flores queda un sentimiento de impotencia e incredulidad, por lo que desean que las autoridades hagan su trabajo y no quede impune este homicidio.

"(Que) Se castigue a los responsables porque, pues ya ve, ya no está uno seguro como antes. Ahora hay mucha violencia y mucha corrupción", reiteró el octogenario.

Vía telefónica, Ana Luis Flores González, esposa de Luis Antonio, pidió el apoyo del Gobierno de Apodaca para que le brinden orientación y apoyo, tanto legal como económico.

La familia enfrenta serias dificultades para contratar los servicios de una agencia funeraria, y hasta la noche del lunes esperaban para realizar los trámites.

Otro punto que estaba dificultando el procedimiento era la falta de documentación de Luis Antonio, ya que en julio del año pasado se quemó la vivienda y perdieron casi todas sus cosas.

En lo que respecta a la investigación del crimen, trascendió que la Policía localizó el tractocamión que utilizó el homicida, pero de él se desconoce su paradero.