ERIK ROCHA
19 de septiembre de 2015 / 07:45 p.m.

Monterrey.- Una mujer denunció haber sido víctima de abuso de autoridad por parte de un elemento de la Secretaria de Seguridad Pública y Vialidad de Monterrey.

La razón fue haberse negado a dar dos mil pesos que aparentemente le pidió el oficial para no llevarse su carro al corralón.

El pasado 16 de septiembre, en el cruce de Gonzalitos y Tuxtla, el automóvil de la joven se averió y quedó detenido sobre la avenida; por lo que la afectada llamó a una grúa.

Según acusó, unos 20 minutos después, un oficial llegó a bordo de la patrulla número 82223 y dijo que se llevaría el auto, a menos de que dicha cantidad fuera otorgada.

"El nombre del oficial es Alberto Vázquez Morales, al llegar ahí yo pensé que venía a auxiliarme pero al contrario, llegó y me dijo que como mi carro ya no daba se lo tenían que llevar al corralón".

"Trate de explicarle que mi grúa ya venía en camino y que me echara la mano, y él me dijo que 'esto se arregla con dos mil pesos'", relató la afectada, Andrea Salazar.

Al negarse a dar el soborno, según su versión, el uniformado la amenazó con inventar que había causado daños al municipio en un estrellamiento, cuando el vehículo simplemente se encontraba averiado.

A pesar de que hubo testigos que daban crédito a la versión de la joven, no le dieron la razón, pues finalmente en el aviso de tránsito, se argumenta que hubo un estrellamiento.

"Pues bueno él lleno el parte (el agente) no me lo quizo proporcionar[...] Cuando fui a peritaje y veo el parte veo que dice estrellamiento, aparte de que el parte no tiene mi firma, no tiene nada".

Salazar intentó hablar con las autoridades pero simplemente fue ignorada.

Bajo el temor de que otros automovilistas sean víctimas de más abusos como este, la joven pide a la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, tome cartas en el asunto.

En tanto, la afectada ahora tiene que esperar al menos ocho días para que se lleven a cabo los peritajes pagando 200 pesos diarios por una falta que no cometió.