10 de junio de 2014 / 12:48 a.m.

Monterrey.- Tras los gastos ejercidos en despensas, banquetes, tamales, renta de sillas y audio, el Municipio de Juárez ordenó a todas las áreas "ajustarse el cinturón" y pregonar austeridad.

El secretario de Ayuntamiento, Rafael Arroyo, atribuyó que los 3 millones 963 mil pesos erogados en despensas fueron destinados en su mayoría para los damnificados por el huracán Ingrid.

El funcionario municipal refirió que la administración heredó problemas financieros, por lo que se intenta un manejo correcto de los recursos.

Del millón 954 mil pesos que el Municipio destinó para renta de audio, dijo, se adquirió un equipo de sonido para eventos que reúnan entre 100 y 150 personas. No lo habían comprado porque no tenían efectivo.

Fue restringida la contratación de banquetes y el consumo de tamales; además que el alcalde Rodolfo Ambriz pidió programar en un solo evento hasta dos o tres celebraciones.

Arroyo informó que las medidas de austeridad abarcan al interior de la administración el recorte de casi el 50 por ciento de la nómina. De mil 600 empleados al inicio de la administración, se labora con 900.

En el caso de la deuda pública aseguró que el Municipio tiene una reducción del 20 por ciento en comparación de lo recibido a finales de 2012.

FOTO: Especial

JOSÉ PLATA