sandra gonzález
1 de julio de 2015 / 11:45 a.m.

Monterrey.- Pese a que la Procuraduría General de Justicia en Nuevo León (PGJNL) comprobó la ebriedad del doctor que arrolló y dio muerte a dos personas, un juez de control lo dejó en libertad porque desestimó las pruebas presentadas por el Ministerio Público.

De acuerdo al procurador Javier Flores Saldívar, el juez negó la prisión preventiva porque la prueba se practicó hasta 11 horas después de que ocurrió el accidente y se aprovechó que el responsable estaba hospitalizado.

Ante esto se busca el acuerdo para reparar los daños, aunque la PGJNL insistirá en que el responsable vaya a prisión por culpa agraviada.

Al cuestionar de quién es la responsabilidad del procedimiento que desestimó el juez, Flores Saldívar se limitó a señalar que el tiempo fue el factor a considerar, ya que pasaron nueve horas que Tránsito de Monterrey puso a disposición del imputado.

El accidente ocurrió el pasado 23 de junio en la avenida Lincoln en la colonia Valle Verde en la ciudad de Monterrey, cuando el doctor, quien dijo llamarse Luis Sánchez Escalante, de 39 años, conducía un automóvil Pasat y se desplazaba presuntamente a velocidad inmoderada cuando impactó a la pareja.