REDACCIÓN MILENIO
23 de abril de 2015 / 10:33 a.m.

Monterrey.- Un juez negó en dos ocasiones una orden de aprehensión en contra de Isidro Hernández, imputado desde el 2009 por la invasión de un predio destinado a fines apostólicos, informó el procurador de Justicia del Estado, Javier Flores Saldívar.

El funcionario estatal aseguró en entrevista para Telediario Nocturno, que tras la denuncia por diferentes hechos delictivos contra Isidro Hernández, quien es hermano de María Hernández, directora jurídica del Sindicato Único de Servidores Públicos del Estado (SUSPE), y quien presuntamente lo respalda, se ha trabajado en la investigación.
Agregó que en la Procuraduría de Justicia se han emitido resoluciones en cuatro ocasiones, dos con consignaciones que fueron motivo de negaciones de órdenes de aprehensión.

En las otras dos sin ejercicios, ordenando las prácticas de algunas diligencias como sacar las placas de los vehículos que se encuentran en el inmueble para verificar si no son robados, así como un peritaje para demostrar la identidad de la propiedad en disputa.

"El origen de esa disposición del inmueble es un contrato de comodato, en la denuncia que se nos presenta por parte del quejoso establece que en determinada fecha del 2009 se enteraron que de forma violenta había acudido esa persona a invadir el predio.

"En esas condiciones empezamos a desahogar diversas pruebas y en dos ocasiones se ha intentado ejercitar la acción penal en contra de ese sujeto, a los cuales el juez ha negado la orden; hemos estado tratando de perfeccionar esa diligencia con la única finalidad de resolverla".

Flores Saldívar precisó que debe tenerse en cuenta que la resolución que emite el agente del Ministerio Público es motivo de revisión por una autoridad superior, por autoridades federales o un juez de fuero común, por lo que anticipó que el proceso continuará y la responsabilidad de la Procuraduría es buscar justicia para quienes la demandan.

El predio en cuestión se ubica en la colonia Altamira y habría sido dado en comodato con fines apostólicos a la Parroquia de Nuestra Señora de la Merced.

Presuntamente Hernández intentó en varias ocasiones posesionarse del sitio en varias ocasiones hasta que lo logró.