LUIS GARCÍA
18 de agosto de 2016 / 08:50 p.m.

MONTERREY.- El Segundo Tribunal Colegiado en Materia Penal otorgó una suspensión provisional de amparo a favor del ex gobernador Rodrigo Medina de la Cruz que impide su detención o privación de la libertad, pero quedó obligado a presentarse ante el Juez de Control cuantas veces sea requerido, y no puede abandonar el país sin la autorización de los jueces de Control y de Distrito.

La resolución del Tribunal federal se da luego de que la defensa del ex mandatario presentara el recurso de queja contra las medidas acordadas el pasado 15 de agosto por el Juez Segundo de Distrito en Materia Penal.

De acuerdo al documento, los alcances del beneficio a Medina de la Cruz se mantienen hasta en tanto se resuelva la suspensión definitiva de amparo, pero se advierte que la etapa de investigación derivada de su vinculación a proceso por el delito de ejercicio indebido de funciones se mantiene, por lo cual el ex mandatario "deberá comparecer cuantas veces sea requerido".

Medina quedó vinculado el pasado 9 de agosto, tras una prolongada audiencia, en la que libró las acusaciones por peculado y daños al patrimonio estatal.

La defensa de quien gobernara el estado del 2009 al 2015 promovió una suspensión provisional contra la vinculación por el delito de ejercicio indebido de funciones, pero el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Penal negó esta solicitud el pasado lunes, ante lo cual se presentó la queja correspondiente al Tribunal Colegiado.

Las acusaciones a Medina forman parte de las investigaciones por la llamada Operación Tornado, que persigue la supuesta entrega de incentivos indebidos para la instalación de KIA Motors en el municipio de Pesquería.

Dentro de la batalla legal entre el ex gobernador y la administración estatal, el próximo 22 de agosto se tiene la audiencia incidental para determinar si se le otorga la suspensión definitiva y el 20 de septiembre se celebrará la audiencia constitucional, que define el fondo del amparo.