REDACCIÓN
9 de septiembre de 2016 / 04:35 p.m.

MONTERREY.- Las autoridades federales se niegan a resolver en definitiva la situación legal que debe enfrentar el ex gobernador, Rodrigo Medina de la Cruz, porque ningún juez de distrito acepta la competencia para analizar el amparo que promovió contra el auto de vinculación que lo mantiene sujeto a juicio por el caso Kia.

Por esta situación, la solicitud del juicio de garantías que presentó Medina de la Cruz pasó a estudio del Consejo de la Judicatura Federal.

Los funcionarios de dicha área estudian la situación para determinar si el amparo del ex mandatario estatal es resuelto por el juez segundo de distrito en materia penal o por su homólogo del quinto.

Aunque iniciaron el estudio de diversos juicios relacionados a la carpeta judicial que integra la Procuraduría de Justicia por el supuesto desvío de 3 mil 683 millones 504 mil 688, durante la firma del contrato de inversión de la empresa coreana, ninguno de dichos juzgadores federales acepta resolver si Rodrigo Medina debe ser juzgado por el delito de ejercicio indebido de funciones públicas.

Fue el pasado mes de agosto cuando el ex gobernador quedó vinculado a proceso por ese ilícito y días después promovió el amparo para tratar de revocar la resolución que emitió el juez de control que le sigue el juicio.

La promoción de amparo del ex mandatario pasó de la oficialía de partes federal a dichos juzgados, pero ninguno aceptó la competencia, por lo que se remitió al Consejo de la Judicatura, donde todavía está en veremos la resolución.

Esa misma situación ocurre con el amparo contra la vinculación que promovió el ex tesorero del estado, Rodolfo Gómez Acosta, quien es considerado presunto responsable de peculado, delitos patrimoniales y ejercicio indebido de funciones públicas.

Sin embargo, en su caso los que se disputan la competencia son los jueces cuarto y quinto de distrito en materia penal.