REDACCIÓN
6 de octubre de 2016 / 06:15 p.m.

MONTERREY.- La Procuraduría de Justicia no puede llevar a juicio final al ex gobernador, Rodrigo Medina de la Cruz, ni a dos de sus ex colaboradores con los que fue denunciado por el caso Kia, hasta que se resuelva el amparo indirecto que promovieron contra el auto de vinculación que enfrenta y por el que hasta el momento cuenta con la suspensión definitiva que les concedió la juez quinto de distrito en materia penal.

Desde el mes de agosto, tres juzgadores federales mantenían una controversia porque ninguno se quería hacer cargo de resolver los juicios de garantías promovidos por Medina de la Cruz, el ex tesorero, Rodolfo Gómez Acosta, y el ex secretario de Desarrollo Económico, Rolando Zubirán Robert.

Finalmente, el Consejo de la Judicatura Federal determinó que la juzgadora es quien se encargará de resolver todos los juicios promovidos por los ex funcionarios estatales y empezó por concederles la suspensión definitiva en contra del auto de vinculación.

Según las listas de acuerdos del juzgado quinto de distrito, la titular emitió sus resoluciones por separado, y en distintos amparos a cada uno de los ex funcionarios.

Al ex gobernador y a Zubirán Robert les brindó la protección por el delito de ejercicio indebido de funciones públicas que les atribuyen los fiscales de la Subprocuraduría Anticorrupción.

Mientras que al ex tesorero le concedió la suspensión definitiva que lo protege contra la vinculación que enfrenta por ejercicio indebido de funciones públicas, peculado y delitos patrimoniales.

Con esa determinación, los ex funcionarios estatales no pueden ser llevados a juicio final.

Para poder llegar a esa etapa del procedimiento de investigación que les iniciaron el pasado mes de enero, los fiscales especializados en anticorrupción deberán esperar la resolución definitiva de cada uno de los juicios de garantías.