9 de junio de 2014 / 01:08 p.m.

Monterrey.- En un pequeño cuarto, un grupo de hombres y mujeres escuchan con atención al expositor. Se trata de Eddy Mendoza, funcionario del Departamento de Justicia Criminal en Texas, Estados Unidos.

Su presencia en este curso exprés es trascendental, pues el programa Puentes para la Vida que opera en los penales del vecino estado norteamericano ha logrado algo que en Nuevo León es una utopía: abatir la reincidencia delictiva en 80 por ciento.

La metodología es sencilla

"Pancho", como ha solicitado que se le llame para proteger su identidad, es uno de los voluntarios. Estuvo preso los penales del Topo Chico y de Apodaca durante casi 14 años, por el delito de robo con violencia y lesiones.

Tras reformarse, hoy integra el escuadrón de Promoción por la Paz, organismo que pondrá en marcha este plan de Justicia Restaurativa.

El modelo importado de las cárceles de Texas consta de tres componentes, el primer paso es la toma de conciencia del reo; el segundo reparar el daño (incluye testimonios de ofendidos); y por último hacer compromiso para cambiar su vida.

La parte más complicada es convencer a los reos de sumarse a este modelo.

El proceso no será fácil. Texas tiene 10 años con este programa y los frutos ya son visibles. En cambio, Nuevo León apenas inicia su plan de justicia restaurativa, con niveles de reincidencia que rozan el 70 por ciento.

A pesar de ello, los involucrados sostienen que los resultados llegarán y, por ende, cada vez menos ex carcelados regresaran tras las rejas.

FOTO: Especial

LUIS GARCÍA