MAYTE VILLASANA
15 de enero de 2017 / 07:29 p.m.

MONTERREY.- De manera milagrosa se encuentra estable y fuera de peligro el hombre que recibió un impacto bala en la frente al ser atacado por policías municipales cuando cometía un robo en una gasolinera en compañía de dos cómplices, en el Centro de Monterrey.

Una fuente policiaca informó que el presunto delincuente, identificado como Cristian Alejandro Olivares Arreola, de 30 años, se encuentra en un hospital de la localidad bajo resguardo policiaco y la herida que presenta no tarda más de 15 días en sanar.

La fuente explicó que la bala no hizo blanco en el cerebro y solo la ojiva se alojó en la frente del presunto ladrón, que de inmediato fue trasladado por paramédicos de la Cruz Roja a la sala de urgencias del hospital, en donde fue sometido a una intervención quirúrgica.

Fue durante la noche del viernes cuando tres hombres llegaron en un taxi hasta una gasolinera ubicada en el cruce de Venustiano Carranza y 15 de Mayo, y amagaron con dos armas, una abastecida y otra de juguete, a los empleados para que les entregaran el dinero en efectivo, producto de las ventas.

Sin embargo no contaban con que serían sorprendidos por policías municipales y ministeriales, quienes ya los buscaban desde minutos antes tras reportarse que una gasolinera en el cruce de Churubusco y Prolongación Madero había sido saqueada.

Al ser sorprendidos por los elementos de seguridad, los delincuentes accionaron un revólver, acción que respondieron los policías lesionando a uno de los asaltantes y al ver a su compañero lesionado, los cómplices abordaron a toda prisa el taxi y huyeron del sitio.

El hecho provocó la persecución entre policías y ladrones, pero a la altura de Isaac Garza los sospechosos chocaron con una camioneta tipo Honda y fueron detenidos Héctor Enrique García García y José Armando Sánchez García, ambos de 22 años, a quienes se les localizó la pistola de juguete.

Una fuente allegada a la investigación informó que la banda de delincuentes continúa bajo investigación por el delito cometido en la gasolinera en donde fue sorprendida, así como en otros robos que también habría participado.