TEXTO Y FOTO: AGUSTÍN MARTÍNEZ
6 de diciembre de 2014 / 02:14 p.m.

Monterrey.- En plena temporada alta, un hombre se quejó de haber sido despojado de cuatro lotes cercanos a la Basílica de Guadalupe, por parte de una mujer, supuestamente adherida a una central obrera.

El afectado manifestó que dicha persona, identificada como Yolanda Mora Espinosa, utilizó contratos de compra-venta falsos  con los que logró, de manera inexplicable, que a él lo desalojaran a pesar de contar con escrituras.

También en forma misteriosa, ninguno de los abogados que contrató en diferentes momentos y que le cobraron importantes cantidades de dinero, lograron inclinar la balanza a su favor.

"Compré unas propiedades, y resulta que a mí me sacaron de allí, teniendo yo todas mis escrituras, o sea todo, los abogados… no se… cambié como cuatro o cinco abogados", comentó Santos Barajas Camacho.

Se trata de cuatro inmuebles ubicados en el cruce de las calles Jalisco y 2 de Abril, en la colonia Independencia.

En ese lugar, Yolanda Mora se ha dedicado a rentar varios locales comerciales, aprovechado la temporada alta previo a las fiestas de la Virgen de Guadalupe.

"Todos estos años que yo llevo batallando con mis propiedades, que a mí costaron, y la señora está metida ahí, yo desconozco cuál es el motivo. Le digo: La señora trae papeles falsos; un contrato falso", aseveró el afectado.

Al margen del juicio que se ventila ante las autoridades civiles, Barajas Camacho ya presentó una denuncia penal en la agencia del Ministerio Público número 2 de Delitos en General.

Los cargos serían fraude, falsificación de documentos y uso de documentos falsos. El representante social ordenó este viernes una inspección en los inmuebles.

El denunciante pidió a las autoridades actuar con justicia y apegarse a la legalidad, pues considera incorrecto e injusto que él tenga ya varios años batallando por esa situación.

"Cobra las rentas y todo para ella, sin ningún beneficio para mí, porque pues ella no tiene ni por qué estar allí. No tiene ningún derecho.

No tiene ningún derecho de estar allí, porque yo tengo mis escrituras, a mí me costaron. Yo compré de buena fe", puntualizó el demandante.