Con información de Eduardo Mendieta 
6 de enero de 2014 / 06:23 p.m.

Monterrey.- Los particulares que arrastraron a un perro en una camioneta y colgaron a otro de una portería en los meses de julio y diciembre pasados, en hechos distintos, pagarán muy caro el maltrato luego de que la Coordinación de Protección de Animales del Estado aplicó una multa severa de 5 mil salarios mínimos, cuyo monto merodea los 307 mil pesos.

La dependencia que a su vez se vincula a la Dirección de Mejoramiento Ambiental de la Secretaría de Desarrollo Sustentable aplicó la resolución administrativa y notificó los días 18 y 19 de diciembre pasado a los particulares de la multa. 

El monto equivale a 306 mil 900 pesos, aunque hasta ayer se desconocía si el particular cubrió la infracción, debiendo esperar 45 días hábiles para la interposición de cualquier recurso legal.

El pasado 27 de julio, se informó que una familia arrastró y mató a un canino en el municipio de San Nicolás en una camioneta tipo van que generó la condena y la presión a través de redes sociales y obligó a la señora Isabel, dueña del vehículo, a dar una explicación de los hechos.

La señora dijo que su sobrina encontró al perro lastimado y abandonado en la calle por lo que lo amarró a la parte trasera de la camioneta, sin avisarle a nadie.  Según la versión, la familia no se percató del animal y se trasladó en la camioneta a cargar gasolina porque se le había ponchado una llanta.

Sin embargo, en el trayecto, los automovilistas y transeúntes hacían señales a la familia a bordo de la camioneta, pero pensando que se trataba de la llanta ponchada y nunca del animal arrastrado.

En el segundo caso donde una persona golpeó a otro can doméstico raza bull terrier inglés con un gato hidráulico, ocasionó heridas en la cabeza y lo colgó de una portería de una plaza pública en San Nicolás.

La denuncia se interpuso el 11 de diciembre por parte el grupo denominado Adopta Monterrey y días después se dio inicio al procedimiento notificándole el acuerdo de emplazamiento, por lo que el infractor acudió a comparecer por escrito.

En cuanto al tercer caso similar es el sucedido en el municipio de Escobedo pero actualmente se tiene un procedimiento en proceso.