FRANCISCO ZÚÑIGA ESQUIVEL
18 de octubre de 2017 / 05:19 p.m.

MONTERREY.- La ley que propone el diputado Rubén González para evitar nombres discriminatorios o raros a los niños, no les quita a los padres el derecho a decidir cómo llamarán a sus hijos, y los Oficiales del Registro Civil tendrán que encontrar los métodos de persuasión para convencerlos, advirtió el Director del Registro Civil en el Estado, Raúl Guajardo Cantú.

Finalmente, aclaró el funcionario, la Constitución Mexicana en su artículo 4 garantiza que los papás son los únicos que tienen la facultad de darle un nombre a sus hijos, y en este caso, no se les puede coartar, pero se les hará ver la conveniencia de evitar en el futuro cualquier posibilidad de discriminación, burla, escarnio o bullying.

“Una vez que esté en ley la recomendación, será un tema donde el oficial tendrá que buscar mecanismo de convencimiento para que padres accedan a nombres comunes que no causen burla”, mencionó el director del Registro Civil.

Actualmente ya se está dialogando con los padres cuando pretenden ponerle un nombre peyorativo, pero la ley dará mayores facultades, aunque no le quita el derecho de los progenitores a decidir.



dat