20 de febrero de 2014 / 01:24 a.m.

Monterrey.- Tras permanecer unas horas bajo investigación, este miércoles fueron liberados los dos empleados de la feria que fueron detenidos como sospechosos del homicidio culposo del menor Ángel Uriel, quien murió el pasado lunes al electrocutarse por tocar unos cables de luz que alimentan de energía uno de los juegos de la empresa Atracciones Villarreal.

Ismael Meza Moreno y Fernando Ávila Macías fueron liberados por el agente del Ministerio Público que integra la carpeta judicial del caso y quien está en espera de que los elementos de la Agencia Estatal localicen al propietario de dicha empresa, la cual instaló loas juegos a unos metros de un campo de futbol, en la colonia Croc de Monterrey.

Antes de abandonar las instalaciones de las celdas de la Policía de Monterrey, Meza Moreno y su compañero rindieron su declaración ministerial, pero por recomendación de sus defensores, se apegaron a los beneficios del artículo 20 constitucional.

Después de recabar diversas diligencias de los hechos y de constatar que los trabajadores se encontraban en el lugar al momento de los hechos, pero que no tuvieron ninguna participación directa con la muerte del niño, el representante social resolvió que no había suficientes pruebas para atribuirles alguna responsabilidad.

Por lo que les resolvió la inmediata libertad y sigue integrando la carpeta judicial de los trágicos acontecimientos que ocasionaron la muerte del menor, cuando se encontraba jugando fútbol en compañía de varios de sus amigos.

REDACCIÓN