MAYTE VILLASANA
4 de febrero de 2017 / 07:30 p.m.

MONTERREY.- Cinco personas, acusadas de los saqueos del pasado 5 de enero, salieron del Penal del Topo Chico y ahora enfrentan arresto domiciliario, debido a que las autoridades no les encontraron pruebas suficientes que las señalen como participantes en esos actos, según el abogado defensor, Gregorio Martínez Rivera.

La defensa declaró a TELEDIARIO que las detenciones ocurrieron tras los actos vandálicos cometidos en una casa de empeño en la colonia Pueblo Nuevo, en Apodaca, sin embargo sus clientes no se encontraban en el lugar.

En entrevista telefónica contó que tres de los acusados se encontraban al interior de un domicilio, pero las autoridades utilizaron la fuerza pública para detenerlos.

Martínez Rivera mencionó que en la vivienda habitan Mayra y su padre y en ese momento se encontraba la pareja de la joven, por lo que autoridades de los tres niveles de gobierno irrumpieron y lo trasladaron al centro penitenciario sin notificarles a dónde los llevarían.

De los otros dos contó que iban pasando por el lugar cuando ocurrieron los hechos y que no se conocen entre sí.

"Entonces levanta la patrulla primero a Roberto, luego en otras calles levantan a Jorge y luego a Arturo lo van correteando, se mete a la casa de su novia, pues lo sacan a él junto con Mario, que es su suegro, y la novia Mayra. Finalmente a ellos los sacan pero Fuerza Civil, policía ministerial y juntaron con los dos que ya tenían en la patrulla los Policías de Apodaca los juntaron".

Señaló que incluso tres días después de los actos, el 8 de enero, los detenidos fueron notificados en la audiencia del delito del que eran acusados.

Para lograr la pre liberación, la defensa interpuso un recurso de apelación y amparo para evidenciar que no existían pruebas suficientes.

Rivera indicó que a sus clientes se les atribuye robo agravado en modalidad de pandilla, pero no localizaron los artículos de los que presuntamente se apoderaron.

"Para yo poder apelar se sacaron de la manga, que mientras hubiera protestas de los ciudadanos, existía el riesgo que ellos, si estuvieran libres, se involucraran en saqueos, cuando en ningún momento se acreditó que ellos pertenecieran a esas manifestaciones".

Señaló que el 5 de enero los policías actuaron bajo una indicación política y por ello detuvieron prácticamente a toda aquella persona que veían en las calle.

"Andaban levantando a todo mundo, era un corredero, todas la gente se metía a sus casas porqué andaban levantando a todo el que veían en la calle supuestamente porque andaban agarrando objetos de los que dejaron tirados los que saquearon".

El abogado agregó que continuará interponiendo recursos para que sus clientes sean liberados del arresto domiciliario y actuar contra quien resulte responsable por las detenciones.