15 de julio de 2014 / 12:37 p.m.

Monterrey.- La venta de cerveza es un negocio de familia desde hace 40 años, y fue lo que llevó en principio a Desiderio Urteaga Ortegón al municipio de Anáhuac, así lo dice el ahora alcalde.

Tienen la patente de distribución de una cervecera desde 1975 así como la exclusividad en la venta en Hidalgo y Candela, Coahuila, también en la comunidad de Colombia, y en sí el territorio que gobierna, así como el municipio de Lampazos de Naranjo.

"Ese es el territorio en el que única y exclusivamente nosotros, la familia de un servidor, primero fue mi papá, el capitán Francisco Urteaga Perales, somos lo que podemos distribuir los recursos de esta compañía", dijo.

El alcalde no niega que su Cabildo ha entregado anuencias en permisos de venta que le pertenecen a él o a su familia, pero aclara que sólo son renovaciones de licencias obtenidas con mucha anterioridad a su cargo, tanto en este periodo como el de 2006-2009.

Asegura que envió al estado la ratificación de estas anuencias durante el periodo actual, debido a que en ejercicio anterior, el ex alcalde, emanado de Acción Nacional, no se lo permitió, por lo que tuvo que esperarse.

"No hubo una buena relación, yo siempre he sabido deslindar la política de los negocios porque he estado ya durante mucho tiempo con el negocio con varios alcaldes y políticos de todos colores, y en otros municipios con los que también tengo contacto, no se puede mezclar, y sí tuve problemas, por eso traté de irlos arreglando con el Gobierno", dijo.

Cuestionado sobre el conflicto de intereses, insistió en que todos los permisos con los que cuenta, a su nombre, de sus hermanos o de la compañía, no los adquirieron directo de la administración municipal y se fueron consiguiendo por medio de la compra a sus antiguos dueños.

Urteaga Ortegón, dijo que su madre era la legítima dueña de la concesión y se la cedió en 2004, mucho antes de que él se interesara en participar en la política.

"Crecimos acomodando botellas, un servidor y algunos de mis hermanos", insiste.

Afirma que en la administración anterior y en lo que va de esta no se ha dado un sólo permiso para venta de alcohol, e incluso se han cancelado los que entregó la pasada administración de PAN.

¿No parecería eso una venganza contra la pasada gestión o un intento de quitarse de encima a la competencia?, se le preguntó.

"Se cancelaron entre 9 y 12 permisos, estaban mal dados, unos se los dieron a regidores y sindícos de Ayuntamiento de esta administración.

"Yo he sido alcalde dos veces y nunca le solicité a mi Cabildo un permiso, anuencias es una cosa, y es sólo para registrarse en el Estado", insistió.

Además dijo que se ha ido tardando mucho el proceso por parte de la Tesorería del Estado, que si bien ya termino casi con el área metropolitana, apenas está trabajando en la zona rural, debido a que, reconoce, se pidieron varias prórrogas.

"Algunos permisos de los que tengo son casi tan viejos como el municipio, por ahí de 1937, nosotros compramos, yo lo digo sinceramente, no pediría en mi misma administración, ni para mí ni para nadie", insiste.

Cuestionado porque no se separó de sus negocios al entrar a la política, consideró que sería como engañar a la gente, que ya sabe que durante años ellos han sido los dueños. Afirma que siempre ha sido transparente en este sentido.

Dijo que en ningún evento del municipio se puede dar cerveza, y el único en el que se hizo una excepción ha sido en el evento del Día del Maestro, y ni siquiera se vende alcohol en la feria del pueblo.

FOTO: Daniela Mendoza

DANIELA MENDOZA