22 de diciembre de 2014 / 02:37 p.m.

Monterrey.- La participación de los adolescentes en actividades delictivas ha colocado a Nuevo León en un liderazgo nacional en cuanto a la cifra de ingresos de jóvenes infractores que son recluidos en el Consejo Estatal de Menores.

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) colocan al estado como el segundo donde más menores de edad son enviados a los centros correccionales o Consejos de Menores en todo el país.

El Censo Nacional de Gobierno, Seguridad Pública y Sistemas Penitenciarios Estatales 2014, publicado la semana pasada en el portal del organismo, reveló que durante el 2013, año en que se realizó el levantamiento, la entidad con mayores ingresos en sus centros de readaptación juveniles fue el Distrito Federal, aunque seguido muy de cerca por Nuevo León.

La capital del país tuvo en total  mil 877 ingresos del 1 de enero al 31 de diciembre, en tanto que Nuevo León registró mil 750 menores ingresados.

Es decir, el Distrito Federal envió apenas 127 jóvenes más que Nuevo León a sus centros de internamiento, pese a que su población es más del doble que en la entidad.

Los primeros cinco lugares se completan con Jalisco, que tuvo 908 menores ingresados el año pasado, Sonora con 828 menores y Baja California con 803.

A pesar de ello, la buena noticia es que los dos tutelares que tiene el estado egresan más jóvenes de los que reciben cada año.

El censo detectó que, con mil 856 jóvenes egresados de estas instituciones, Nuevo León lidera este apartado en el país, seguido de cerca por el Distrito Federal con mil 665 jóvenes que han dejado la reclusión.

Otro aspecto positivo es la labor que los jóvenes desempeñan al interior de los centros, tanto el ubicado en Escobedo como el que se encuentra en Monterrey.

La encuesta precisa que actualmente hay 194 internos y 298 en tratamiento externo.

De los internos que cumplen el castigo por su delito al interior, 160 estudian algún grado escolar, pero la totalidad de ellos ejerce una actividad ocupacional, sin aclarar qué tipo de actividad es la que realizan.

Los datos permiten inferir que si bien la participación de los menores en actividades delictivas ya no es tan alta como hace cuatro años, aún es significativa respecto a lo que ocurre en otras entidades federativas.

El registro de adolescentes inculpados en averiguaciones previas y en averiguaciones abiertas advierte que los 15 años es la edad más conflictiva, según la estadística de las autoridades.

De acuerdo al estudio, 890 hombres y 286 mujeres en esta edad fueron inculpados por diversos ilícitos en los que incurrieron durante el año pasado.

En el rango de 17 años, 170 hombres y 16 mujeres fueron inculpados, en tanto que a los 16 años de edad, la cifra se ubicó en 101 hombres y 14 mujeres los que fueron encontrados responsables de un delito.

Lo preocupante es que, aunque son pocos casos, las cifras de inculpados ya alcanzaron a menores de tan sólo 12 años de edad, la mínima para ser considerado responsable por un delito.

Entre 2009 y 2012 hubo un largo debate en Nuevo León en torno a la posibilidad de reducir la edad penal, debido a la larga lista de jóvenes que participaron en delitos graves durante la crisis de violencia, sin embargo, la propuesta al final no logró prosperar.

FOTO: Especial

LUIS GARCÍA