REDACCIÓN MILENIO
23 de agosto de 2015 / 09:21 a.m.

Monterrey.- Los malos hábitos alimenticios de los habitantes han convertido a Nuevo León en la capital que más consume comida rápida a nivel nacional y además en el primer lugar en enfermedades no transmisibles como la obesidad, diabetes, hipertensión y osteoartritis.

Frituras, nachos, hotdogs y todo tipo de comida ultraprocesada, son parte de la dieta regular del 70 por ciento de la población nuevoleonesa que detona las enfermedades relacionadas con la obesidad, alertan especialistas de la UANL.

“La gente del norte ya no cocina. Acuden a establecimientos a comprar pollo frito o pizza, nachos, hotdogs. En este caso estamos hablando de gente de clase media; si nos vamos a estratos sociales más bajos, gente que gana un salario mínimo muchas veces tiene que comprar comida y les alcanza para un refresco y unos nachos o un hotdog".

“Si comparamos los precios entre una manzana o una ensalada con unos nachos, hay una gran diferencia. Estos hábitos alimenticios generan que el 70 por ciento de las personas en Nuevo León tengan algún problema de sobrepeso u obesidad”, indicó la doctora Janett Riega Torres, coordinadora de Docencia e Investigación de Consulta Externa del Hospital Universitario.

Las enfermedades infecciosas eran las principales causas de muerte; sin embargo, el sedentarismo de los habitantes catapultó a las enfermedades no transmisibles como las número uno en el estado.

“Tenemos que hacer conciencia en la población. Para combatir la ignorancia social hacia la obesidad, aquí en la Clínica de Nutrición se hacen campañas de salud, programas de radio y televisión, eventos para mantener informada a la población”, dijo la doctora Edna Nava González, profesora e investigadora en la Facultad de Salud Pública y Nutrición de la UANL.

La Secretaría de Salud a nivel federal estima que los costos
para tratar este tipo de padecimientos superan los 100 mil millones de pesos en el país.

UANL TENDRÁ OBSERVA

El próximo martes, la Universidad Autónoma de Nuevo León presentará el Observatorio Mexicano de Enfermedades No Transmisibles (OMENT) como contribución a la estrategia nacional para la prevención y el control de sobrepeso, la obesidad y la diabetes.

La especialista Edna Nava destacó que es una respuesta del Gobierno Federal y diversos organismos, con la finalidad de obtener datos reales e investigar el verdadero riesgo de estas enfermedades que en conjunto son ya consideradas como una epidemia.

“A través del estudio de estas patologías se podrá intervenir en la población para buscar la solución; la ventaja del observatorio es que permitirá observar estas enfermedades para darles seguimientos a las investigaciones y obtener datos reales, estar buscando con información fidedigna cuál es el comportamiento de las enfermedades, de esa manera mediante la investigación y de la información identificar el verdadero riesgo”, indicó la nutrióloga y doctora en ciencias.

La secretaria de Salud federal, Mercedes Juan López, inaugurará el próximo martes este observatorio que estará ubicado en la Universidad Autónoma de Nuevo León.