5 de enero de 2015 / 03:36 p.m.

San Nicolás.- Fidel Galván Leal. Su nombre quedará grabado en la memoria de los feligreses, de los nicolaítas y de la comunidad católica en Monterrey.

Párroco por años en la Parroquia de Nuestra Señora de San Juan de los Lagos, Galván Leal dedicó su vida no sólo a predicar la palabra de Dios, sino a ayudar al prójimo y dar el alimento no sólo del alma, sino del cuerpo.

El padre Fidel, como era conocido, nació el 13 de Marzo de 1953, aunque no fue sino hasta el 1 de mayo de 1981 cuando fue ordenado sacerdote.

Su primera labor fue en la Parroquia San Pedro Apóstol, en el municipio de Allende, pero es recordado por su trabajo en San Juan de los Lagos, en el municipio de San Nicolás, donde llegó en 1984 y hasta hace aproximadamente cinco años, fue enviado a la Parroquia Cristo Buen Pastor, en el municipio de Apodaca.

En su camino creó un comedor para ayudar a los más hambrientos, en donde dio el pan y la sal por 16 años.

Sin embargo, el Padre Fidel falleció este domingo, ante la sorpresa de sus feligreses.

Precisamente por ello se ofició una misa de cuerpo presente a cargo del propio Arzobispo Rogelio Cabrera López en la Parroquia de San Juan de los Lagos, donde hizo el llamado a la comunidad a no dejar de orar por el Padre Fidel.

El llanto se hizo presente en los asistentes, mismos que abarrotaron el recinto que por años vio al Padre Fidel, sólo que en esta ocasión en un ataúd con la imagen de la Virgen de Guadalupe y su comunidad, su amada comunidad, brindándole un generoso adiós.

FOTO: Especial

ISRAEL SANTACRUZ