ISRAEL SANTACRUZ
23 de julio de 2016 / 07:41 a.m.

Monterrey.- La historia de una segunda oportunidad de vida se repitió durante las primeras horas de este sábado al arribar procedente de la Ciudad de México un corazón para ser trasplantado a un paciente que lo aguardaba en la Clínica 34 del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Como el pasado miércoles, cuando un corazón llegó procedente de San Luis Potosí casi a mediodía, esta vez fue durante la madrugada que tras horas de espera, el vital órgano arribó a tierras regias desde la capital del país en un vuelo privado.

Si bien se esperaba la llegada del corazón para las 22:00 horas de la noche del viernes, personal de Protección Civil del Estado, confirmó que no sería sino hasta después de la medianoche que el avión llegaría a la entidad.

Sin embargo la demora se prolongó, aunque poco después de la medianoche unidades de Protección Civil de Monterrey, del Estado, de Tránsito de Monterrey y Fuerza Civil llegaron hasta la avenida Lincoln frente a la clínica 34 del IMSS para estar preparados por si el corazón llegaba antes.

No fue sino hasta las 03:40 horas que la preciada carga arribó al Aeropuerto Internacional Mariano Escobedo, donde ya lo aguardaba un helicóptero de Protección Civil del Estado, que en menos de 10 minutos aterrizó sobre la avenida Lincoln, descendiendo personal médico para hacer la entrega del corazón y proceder a la intervención médica.

“Más o menos cuatro a cinco horas a partir de que llega. Son tiempos desde que llega el paciente ya está en quirófano esperando recibir el órgano. Cuatro horas es el tiempo, por eso la logística y calcular las distancias para obtener órganos que nos puedan servir y que no puedan desperdiciarse”, explicó Víctor Quezada, coordinador de Donación.

Esta es la primera vez que se recibe un órgano para ser trasplantado durante la madrugada. Quezada detalló que esto se debe a la urgencia de la cirugía.

“Es la primera vez que se hace una procuración a través de Protección Civil, que va descender un helicóptero de manera nocturna, entonces lo importante es tener el órgano, que siga siendo viable”, explicó.